SALMOS 9-16

SALMOS 9

Has dado una sentencia justa
9:1 Del maestro de coro. Para oboes y arpa. Salmo de David.

Acción de gracias por la justicia de Dios
9:2 Te doy gracias, Señor, de todo corazón
y proclamaré todas tus maravillas.
9:3 Quiero alegrarme y regocijarme en ti,
y cantar himnos a tu Nombre, Altísimo.
9:4 Cuando retrocedían mis enemigos,
tropezaron y perecieron delante de ti,
9:5 porque tú defendiste mi derecho y mi causa,
sentándote en el trono como justo Juez.
9:6 Escarmentaste a las naciones,
destruiste a los impíos
y borraste sus nombres para siempre;
9:7 desapareció el enemigo: es una ruina irreparable;
arrasaste las ciudades, y se perdió hasta su recuerdo.
9:8 Pero el Señor reina eternamente
y establece su trono para el juicio:
9:9 él gobierna al mundo con justicia
y juzga con rectitud a las naciones.
9:10 El Señor es un baluarte para el oprimido,
un baluarte en los momentos de peligro.
9:11 ¡Confíen en ti los que veneran tu Nombre,
porque tú no abandonas a los que te buscan!
9:12 Canten al Señor, que reina en Sión,
proclamen entre los pueblos sus proezas.
9:13 Porque él pide cuenta de la sangre,
se acuerda de los pobres y no olvida su clamor.
9:14 El Señor se apiadó de mí, contempló mi aflicción;
me tomó y me alzó de las puertas de la Muerte,
9:15 para que pudiera proclamar sus alabanzas
y alegrarme por su victoria en las puertas de Sión.

La derrota de los impíos
9:16 Los pueblos se han hundido en la fosa que abrieron,
su pie quedó atrapado en la red que ocultaron.
9:17 El Señor se dio a conocer, hizo justicia,
y el impío se enredó en sus propias obras. Sordina
Pausa
9:18 Vuelvan al Abismo los malvados,
todos los pueblos que se olvidan de Dios.
9:19 Porque el pobre no será olvidado para siempre
ni se malogra eternamente la esperanza del humilde.
9:20 ¡Levántate, Señor!
Que los hombres no se envanezcan,
y las naciones sean juzgadas en tu presencia.
9:21 Infúndeles pánico, Señor,
para que aprendan que no son más que hombres.

SALMOS 10

La arrogancia y la prepotencia de los malvados
10:1 ¿Por qué te quedas lejos, Señor,
y te ocultas en los momentos de peligro?
10:2 El pobre se consume por la soberbia del malvado
y queda envuelto en las intrigas tramadas contra él.
10:3 Porque el malvado se jacta de su ambición,
el codicioso blasfema y menosprecia al Señor;
10:4 el impío exclama en el colmo de su arrogancia:
“No hay ningún Dios que me pida cuenta”.
Esto es lo único que piensa.
10:5 Sus caminos prosperan constantemente;
tus juicios, allá arriba, lo tienen sin cuidado;
elimina de un soplo a todos sus rivales
10:6 y se dice a sí mismo: “No vacilaré,
seré siempre feliz, no tendré contrariedades”.
10:7 Su boca está llena de maldiciones,
de engaños y de violencias; Romanos 3, 14
detrás de sus palabras hay malicia y opresión;
10:8 se pone al acecho en los poblados
y mata al inocente en lugares ocultos.
Sus ojos espían a los débiles;
9 acecha ocultamente como el león en su guarida;
se agazapa para atrapar al pobre,
y lo atrapa arrastrándolo en sus redes.
10:10 Espía, se inclina, se dobla,
y cae sobre el débil con todas sus fuerzas.
10:11 Luego piensa: “Dios lo olvida;
aparta su rostro y nunca ve nada”.

Súplica al Señor, defensor de los humildes
10:12 ¡Levántate, Señor Dios, alza tu mano,
no te olvides de los pobres!
10:13 ¿Por qué el malvado desprecia a Dios,
pensando que tú no pides cuenta?
10:14 Pero tú lo estás viendo:
tú consideras los trabajos y el dolor,
para tomarlos en tus propias manos.
El débil se encomienda a ti;
tú eres el protector del huérfano.
10:15 ¡Quiebra el brazo del malvado y del impío,
castiga su malicia y no subsistirá!
10:16 El Señor reina para siempre
y los paganos desaparecerán de la tierra.
10:17 Tú, Señor, escuchas los deseos de los pobres,
los reconfortas y les prestas atención.
10:18 Tú haces justicia al huérfano y al oprimido:
¡que el hombre hecho de tierra no infunda más temor!

SALMOS 11

El Señor aborrece al que ama la violencia
11:
1 Del maestro de coro. De David.
Yo tengo mi refugio en el Señor,
¿cómo pueden decirme entonces:
“Escapa a la montaña como un pájaro,
11:2 porque los malvados tienden su arco
y ajustan sus flechas a la cuerda,
para disparar desde la penumbra
contra los rectos de corazón?
11:3 Cuando ceden los cimientos,
¿qué puede hacer el justo?”
11:4 Pero el Señor está en su santo Templo,
el Señor tiene su trono en el cielo.
Sus ojos observan el mundo,
sus pupilas examinan a los hombres:
11:5 el Señor examina al justo y al culpable,
y odia al que ama la violencia.
11:6 Que él haga llover brasas y azufre
sobre los impíos,
y les toque en suerte un viento abrasador.
11:7 Porque el Señor es justo y ama la justicia,
y los que son rectos verán su rostro.

SALMOS 12

Tú, Señor, nos protegerás y nos librarás
12:
1 Del maestro de coro. En octava. Salmo de David.

Súplica apremiante
12:2 ¡Sálvanos, Señor, porque ya no hay gente buena,
ha desaparecido la lealtad entre los hombres!
12:3 No hacen más que mentirse unos a otros,
hablan con labios engañosos y doblez de corazón.
12:4 Que el Señor elimine los labios engañosos
y las lenguas jactanciosas de los que dicen:
12:5 “En la lengua está nuestra fuerza;
nuestros labios nos defienden, ¿quién nos dominará?”

Respuesta del Señor
12:6 “Por los sollozos del humilde
y los gemidos del pobre,
ahora me levantaré —dice el Señor—
y daré mi ayuda al que suspira por ella”.
12:7 Las promesas del Señor son sinceras
como plata purificada en el crisol,
depurada siete veces.
12:8 Tú nos protegerás, Señor,
nos preservarás para siempre de esa gente;
12:9 por todas partes merodean los malvados
y se encumbran los hombres más indignos.

SALMOS 13

Cantaré al Señor porque me ha salvado
13:1 Del maestro de coro. Salmo de David.
13:2 ¿Hasta cuándo me tendrás olvidado, Señor?
¿Eternamente?
¿Hasta cuándo me ocultarás tu rostro?
13:3 ¿Hasta cuándo mi alma estará acongojada
y habrá pesar en mi corazón, día tras día?
¿Hasta cuándo mi enemigo prevalecerá sobre mí?
13:4 ¡Mírame, respóndeme, Señor, Dios mío!
Ilumina mis ojos,
para que no caiga en el sueño de la muerte,
13:5 para que mi enemigo no pueda decir:
“Lo he vencido”,
ni mi adversario se alegre de mi fracaso.
13:6 Yo confío en tu misericordia:
que mi corazón se alegre porque me salvaste.
¡Cantaré al Señor porque me ha favorecido!

SALMOS 14

No hay quien haga el bien
14:
1 Del maestro de coro. De David.
El necio se dice a sí mismo:
“No hay Dios”.
Todos están pervertidos,
hacen cosas abominables,
nadie practica el bien.
14:2 El Señor observa desde el cielo
a los seres humanos,
para ver si hay alguien que sea sensato,
alguien que busque a Dios.
14:3 Todos están extraviados,
igualmente corrompidos;
nadie practica el bien,
ni siquiera uno solo.
14:4 ¿Nunca aprenderán los malvados,
los que devoran a mi pueblo
como si fuera pan,
y no invocan al Señor?
14:5 Miren cómo tiemblan de espanto,
porque Dios está a favor de los justos.
14:6 Ustedes se burlan de las aspiraciones del pobre,
pero el Señor es su refugio.
14:7 ¡Ojalá venga desde Sión
la salvación de Israel!
Cuando el Señor cambie la suerte de su pueblo,
se alegrará Jacob,
se regocijará Israel.

SALMOS 15

¿Quién habitará en tu monte santo?
15:
1 Salmo de David.
Señor, ¿quién se hospedará en tu Carpa?,
¿quién habitará en tu santa Montaña?
15:2 El que procede rectamente
y practica la justicia;
el que dice la verdad de corazón
15:3 y no calumnia con su lengua.
El que no hace mal a su prójimo
ni agravia a su vecino,
15:4 el que no estima a quien Dios reprueba
y honra a los que temen al Señor.
El que no se retracta de lo que juró,
aunque salga perjudicado;
15:5 el que no presta su dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.
El que procede así, nunca vacilará.

SALMOS 16

Señor, tú eres mi único bien
16:
1 Mictán de David.
Protégeme, Dios mío,
porque me refugio en ti.
16:2 Yo digo al Señor:
“Señor, tú eres mi bien,
no hay nada superior a ti”.
16:3 Ellos, en cambio, dicen a los dioses de la tierra:
“Mis príncipes, ustedes son toda mi alegría”.
16:4 Multiplican sus ídolos y corren tras ellos,
pero yo no les ofreceré libaciones de sangre,
ni mis labios pronunciarán sus nombres.
16:5 El Señor es la parte de mi herencia y mi cáliz,
¡tú decides mi suerte!
16:6 Me ha tocado un lugar de delicias,
estoy contento con mi herencia.
16:7 Bendeciré al Señor que me aconseja,
¡hasta de noche me instruye mi conciencia!

16:
8 Tengo siempre presente al Señor:
él está a mi lado, nunca vacilaré.

16:9
Por eso mi corazón se alegra,
se regocijan mis entrañas
y todo mi ser descansa seguro:

16:10
porque no me entregarás a la Muerte
ni dejarás que tu amigo vea el sepulcro.

16:
11 Me harás conocer el camino de la vida,
saciándome de gozo en tu presencia,
de felicidad eterna a tu derecha.

Anuncios

Publicado el 6 julio, 2015 en Sin categoría y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: