MATEO 11-12

MATEO 11

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (11, 1-10):

1 Cuando Jesús terminó de dar estas instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí, para enseñar y predicar en las ciudades de la región.

2 Juan el Bautista oyó hablar en la cárcel de las obras de Cristo, y mandó a dos de sus discípulos para preguntarle:

3 «¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?».

MATEO 11.3

4 Jesús les respondió: «Vayan a contar a Juan lo que ustedes oyen y ven:

5 los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres.

6 ¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de escándalo!».

7 Mientras los enviados de Juan se retiraban, Jesús empezó a hablar de él a la multitud, diciendo: «¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña agitada por el viento?

8 ¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido con refinamiento? Los que se visten de esa manera viven en los palacios de los reyes.

9 ¿Qué fueron a ver entonces? ¿Un profeta? Les aseguro que sí, y más que un profeta.

10 El es aquel de quien está escrito: “Yo envío a mi mensajero delante de ti, para prepararte el camino”.

Botón leer más 21

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (11, 11-15):

11 Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él.

12 Desde la época de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos es combatido violentamente, y los violentos intentan arrebatarlo.

mateo-11-1213 Porque todos los Profetas, lo mismo que la Ley, han profetizado hasta Juan.

14 Y si ustedes quieren crearme, él es aquel Elías que debe volver.

15 ¡El que tenga oídos, que oiga!

Botón leer más 21

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (11, 16-19):

16 ¿Con quién puedo comparar a esta generación? Se parece a esos muchachos que, sentados en la plaza, gritan a los otros:

17 «¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!»

18 Porque llegó Juan, que no come ni bebe, y ustedes dicen: «¡Ha perdido la cabeza!».

19 Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: «Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores». Pero la Sabiduría ha quedado justificada por sus obras».

Botón leer más 21

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (11, 20-24):

EL DÍA DEL JUICIO

En aquel tiempo, Jesús se puso a reprender a las ciudades que habían visto sus numerosos milagros, por no haberse arrepentido.

20 Entonces Jesús comenzó a recriminar a aquellas ciudades donde había realizado más milagros, porque no se habían convertido.

21 «¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si los milagros realizados entre ustedes se hubieran hecho en Tiro y en Sidón, hace tiempo que se habrían convertido, poniéndose cilicio y cubriéndose con ceniza.

22 Yo les aseguro que, en el día del Juicio, Tiro y Sidón serán tratadas menos rigurosamente que ustedes.

23 Y tú, Cafarnaúm, ¿acaso crees que serás elevada hasta el cielo? No, serás precipitada hasta el infierno. Porque si los milagros realizados en ti se hubieran hecho en Sodoma, esa ciudad aún existiría.

24 Pero yo te digo que será menos riguroso el día del juicio para Sodoma que para ti».

COMENTARIO:

Diría que precisamente la cuestión del juicio, a menudo, está implicada en el interés del hombre de todos los tiempos por los difuntos, en la atención hacia las personas que han sido importantes para él y que ya no están a su lado en el camino de la vida terrena. En cierto sentido, los gestos de afecto, de amor, que rodean al difunto, son un modo de protegerlo basados en la convicción de que esos gestos no quedan sin efecto sobre el juicio. Esto lo podemos percibir en la mayor parte de las culturas que caracterizan la historia del hombre.

Hoy el mundo se ha vuelto, al menos aparentemente, mucho más racional; o mejor, se ha difundido la tendencia a pensar que toda realidad se deba afrontar con los criterios de la ciencia experimental, y que incluso a la gran cuestión de la muerte se deba responder no tanto con la fe, cuanto partiendo de conocimientos experimentales, empíricos. Sin embargo, no se llega a dar cuenta suficientemente de que precisamente de este modo se acaba por caer en formas de espiritismo, intentando tener algún contacto con el mundo más allá de la muerte, casi imaginando que exista una realidad que, al final, sería una copia de la presente. (BENEDICTO XVI – AUDIENCIA GENERAL 02/11/2011)

POZO

¿Has cavado alguna vez un pozo en busca de agua? Aunque estés cavando en el lugar correcto, al principio sólo encuentras tierra, rocas y basura. Después de mucho trabajo, encuentras el lodo, que dificulta el trabajo ensuciandolo todo. Sientes verdadero deseo de abandonar la búsqueda. Un poco más abajo, llegas al agua, aunque te decepciona: al principio el ansiado líquido está muy sucio y contaminado. Si eres capaz de insistir y sigues cavando, llegarás al agua limpia que brotará por fin desde el fondo, cada vez más pura.

COMENTARIO:
Jesús nos habla del día más importante al final de nuestra vida: el día del juicio. La vida que tenemos no es otra cosa que el tiempo que Dios nos concede para merecer y alcanzar su Reino. Sabemos muy bien cuándo tiene inicio este don inmerecido, cada año lo celebramos de alguna forma con el cumpleaños, pero no sabemos el día ni la hora en que el Señor nos llamará a su presencia, es por eso que Jesús nos invita a la vigilancia. La Iglesia nos enseña que en el momento de la muerte, cada uno recibe de Dios un premio o castigo inmediato, en relación con su fe y sus obras. Esta retribución consiste en la entrada a la felicidad del cielo, o bien, a la condenación eterna. Seamos responsables con nuestra vida. Agradezcámosle al Señor todo su amor, ofrezcámosle mortificaciones por nuestras faltas, pero sobre todo, busquemos crecer en la caridad, por medio de esta virtud podemos merecer, a favor nuestro y de los demás, muchas gracias para nuestra santificación y para alcanzar la vida eterna

Botón leer más 21

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (11,25-27):

25 En esa oportunidad, Jesús dijo: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños.

26 Sí, Padre, porque así lo has querido.

27 Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.

COMENTARIO:

Los creyentes en Dios tenemos una ventaja respecto a los no creyentes; podemos preguntarle al Padre, cuál es nuestra misión. Podemos encontrar en Él el sentido de nuestra vida. Lo podemos hacer porque Él es nuestro creador, nos conoce muy bien, mejor que nosotros mismos. Y precisamente porque estamos en la mente de Dios, Él tiene una propuesta de vida para cada uno de nosotros. Podemos preguntarle: “Señor, ¿qué quieres de mí?”

DEJA QUE JESÚS SEA EL DIRECTOR DE TU VIDA

DEJA QUE JESÚS SEA EL DIRECTOR DE TU VIDA

COMENTARIO:

San Ireneo de Lyon (c.130-c.208), obispo, teólogo y mártir

Contra las herejías, IV, 6, 4.7.3

«Las has revelado a los pequeños»

El Señor nos enseña que la persona no puede llegar a conocer a Dios a no ser que el mismo Dios se lo manifieste; dicho de otra manera: no podemos conocer a Dios sin su ayuda. Pero el Padre quiere ser conocido: le conocerán aquellos a quienes el Hijo se lo revelará…. La palabra «revelará» no se refiere sólo al futuro, como si el Verbo no hubiera comenzado a revelar al Padre si no después de nacer de María, sino que se refiere a la totalidad del tiempo. Desde el principio, el Hijo, presente en la creación que él mismo ha modelado, revela el Padre a todos los que el Padre quiere, cuando quiere y como lo quiere. En todas las cosas y a través de todas las cosas, no existe más que un solo Dios Padre, un solo Verbo, un solo Espíritu y una sola salvación para todos los que creen en él.

En efecto, nadie puede conocer al Padre sin el Verbo de Dios, es decir, si el Hijo no se lo revela, ni conocer al Hijo sin el «beneplácito» del Padre… Jesús dijo a sus apóstoles: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.” (Jn 14,6-7)

Botón leer más 21

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (11,28-30):

28 Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.

MATEO 11.28COMENTARIO:

El cansancio físico es fácil de restablecer; después de una jornada agotadora de trabajo, un buen sueño reparador, una mañana de relax y una sana comida nutritiva, reponen nuestras fuerzas. Pero existen cansancios que son difíciles de descansar: los cansancios del alma, los cansancios espirituales, interiores. Estos no se reponen fácilmente. Están formados por la suma de heridas afectivas, decepciones con otras personas, insatisfacciones personales, injusticias acumuladas, sueños frustrados… El cansancio del alma es duro, arrastra por el suelo toda nuestra existencia, por mucho que cerremos los ojos, no podemos huir de sus secuelas. Es necesario tratarlo.

Jesús, el sanador de Nazaret, cura este cansancio. Los creyentes, a menudo tenemos la ocasión de dejarnos curar por este médico. El sacramento de la reconciliación, el retiro espiritual, la oración meditativa, los ejercicios espirituales, el acompañamiento personal…, son algunos de los mecanismos al alcance de nuestra mano, a través de los cuales el Espíritu Santo actúa sanando. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré, nos dice Jesús en el evangelio de hoy.

Jesús invita a todos los cansados, a todas las personas agobiadas por los múltiples mecanismos de represión y les propone llevar otro yugo, otra carga: la de la libertad, que exige al mismo tiempo humildad y mansedumbre, es decir, honestidad personal y capacidad de diálogo y tolerancia para poder ser curados; porque la soberbia y la violencia cierran la puerta a toda posible sanación. Mientras que en la libertad que nace de la paz interior y sinceridad, el corazón humano puede descansar. Es la libertad que podemos conquistar en Jesús, si nos abrimos a Él a través de los mecanismos que citábamos antes.

MATEO 11.28 BISMATEO 11.28

29 Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio.

30 Porque mi yugo es suave y mi carga liviana.

COMENTARIO:

«Jesús promete que dará a todos “descanso”, pero pone una condición: “Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”.  ¿En qué consiste este “yugo”, que en lugar de pesar aligera, y en lugar de aplastar levanta?
El “yugo” de Cristo es la ley del amor, es su mandamiento, que ha dejado a sus discípulos. El verdadero remedio para las heridas de la humanidad –tanto materiales, como es el hambre y las injusticias, y psicológicas y morales, causadas por un falso bienestar– es una regla de vida basada en el amor fraterno, que tiene su manantial en el amor de Dios. Por esto es necesario abandonar el camino de la arrogancia, de la violencia utilizada para procurarse posiciones cada vez de mayor poder, para asegurarse el éxito a toda costa. También por respeto del ambiente es necesario renunciar al estilo agresivo que ha dominado en los últimos siglos y adoptar una razonable “mansedumbre”. Pero sobre todo en las relaciones humanas, interpersonales, sociales, la regla del respeto y de la no violencia, es decir, la fuerza de la verdad contra todo abuso, puede asegurar un futuro digno del hombre»
(Benedicto XVI, 3 de julio de 2011).

COMENTARIO:
Avergonzarse es una virtud del humilde.
«Jesús nos espera a cada uno de nosotros: “Vengan a mí todos los que están fatigados y sobrecargados”, incluso del pecado, “y yo les daré descanso. Lleven sobre ustedes mi yugo, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón”. Esta es la virtud que Jesús nos pide: la humildad y la mansedumbre.
La humildad y la mansedumbre son como el marco de una vida cristiana. Un cristiano siempre va así, en la humildad y en la mansedumbre. Y Jesús nos espera para perdonarnos. ¿Puedo hacerles una pregunta?: ¿Ir ahora a confesarse, no es ir a una sesión de tortura? ¡No! Es ir a alabar a Dios, porque yo pecador he sido salvado por Él. ¿Y Él me espera para golpearme? No, sino con ternura para perdonarme. ¿Y si mañana hago lo mismo? Vas de nuevo, y vas, y vas, y vas… Él siempre nos espera. Esta ternura del Señor, esta humildad, esta mansedumbre. Si alguno ha pecado, tenemos un Paráclito ante el Padre. Esto nos da aliento. Es bello, ¿no? ¿Y si tenemos vergüenza? Bendita vergüenza porque eso es una virtud. Que el Señor nos dé esta gracia, este valor de ir siempre a Él con la verdad, porque la verdad es la luz. Y no con la oscuridad de las verdades a medias o de las mentiras delante de Dios»
(cf S.S. Francisco, 29 de abril de 2013).   
Botón leer más 21

MATEO 12

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (12, 1-8):

1 En aquel tiempo, Jesús atravesaba unos sembrados y era un día sábado. Como sus discípulos sintieron hambre, comenzaron a arrancar y a comer las espigas.

2 Al ver esto, los fariseos le dijeron: «Mira que tus discípulos hacen lo que no está permitido en sábado».

3 Pero él les respondió: «¿No han leído lo que hizo David, cuando él y sus compañeros tuvieron hambre,

4 cómo entró en la Casa de Dios y comieron los panes de la ofrenda, que no les estaba permitido comer ni a él ni a sus compañeros, sino solamente a los sacerdotes?

5 ¿Y no han leído también en la Ley, que los sacerdotes, en el Templo, violan el descanso del sábado, sin incurrir en falta?

6 Ahora bien, yo les digo que aquí hay alguien más grande que el Templo.

MATEO 12.6

7 Si hubieran comprendido lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios, no condenarían a los inocentes.

8 Porque el Hijo del hombre es dueño del sábado.

PERDONAR, ES PONER A UN PRISIONERO EN LIBERTAD, Y DESCUBRIR QUE EL PRISIONERO........... ERES TU

PERDONAR, ES PONER A UN PRISIONERO EN LIBERTAD, Y DESCUBRIR QUE EL PRISIONERO……….. ERES TU

Botón leer más 21

9 De allí, Jesús fue a la sinagoga de los fariseos,

10 donde se encontraba un hombre que tenía una mano paralizada. Para poder acusarlo, ellos le preguntaron: «¿Está permitido curar en sábado?».

11 El les dijo: «¿Quién de ustedes, si tiene una sola oveja y esta cae a un pozo en sábado, no la va a sacar?

12 ¡Cuánto más vale un hombre que una oveja! Por lo tanto, está permitido hacer una buena acción en sábado».

13 Entonces dijo al hombre: «Extiende tu mano». El la extendió, y la mano enferma quedó tan sana como la otra.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (12, 14-21):

OBEDIENCIA Y FIDELIDAD A LA VOLUNTAD DE DIOS

14 En seguida los fariseos salieron y se confabularon para buscar la forma de acabar con él.

15 Al enterarse de esto, Jesús se alejó de allí. Muchos lo siguieron, y los curó a todos.

16 Pero él les ordenó severamente que no lo dieran a conocer,

17 para que se cumpliera lo anunciado por el profeta Isaías:

18 “Este es mi servidor, a quien elegí, mi muy querido, en quien tengo puesta mi predilección. Derramaré mi Espíritu sobre él y anunciará la justicia a las naciones.

19 No discutirá ni gritará, y nadie oirá su voz en las plazas.

20 No quebrará la caña doblada y no apagará la mecha humeante, hasta que haga triunfar la justicia;

21 y las naciones pondrán la esperanza en su Nombre”.

COMENTARIO:

Podemos preguntarnos si yo dejo que Jesús me predique. Cada uno de nosotros: “¿Dejo que Jesús me predique, o yo sé todo? ¿Escucho a Jesús o prefiero escuchar cualquier otra cosa, quizá las habladurías de la gente, o historias…?”. Escuchar a Jesús. Escuchar la predicación de Jesús. “¿Y cómo puedo hacer esto, padre? ¿En qué canal de televisión habla Jesús?”.

Te habla en el Evangelio. Y esta es una costumbre que aún no tenemos: ir a buscar la palabra de Jesús en el Evangelio. Llevar siempre un Evangelio con nosotros, pequeño, y tenerlo al alcance de la mano.»

(Homilía de S.S. Francisco, 8 de febrero de 2015).

«No quebrará la caña doblada y no apagará la mecha humeante, hasta que haga triunfar la justicia; y las naciones pondrán la esperanza en su nombre».

Cuando vemos algo a punto de romperse, con frecuencia lo terminamos de romper o simplemente lo desechamos de inmediato. Dios no es así, Él es misericordioso. Las cañas ya maltrechas o las mechas casi extintas, pueden ser nuestras almas frías por la rutina o dobladas por la inconsciencia, la tibieza o el pecado. Más Él no termina de romper, apagar y desechar nuestras almas, sino que espera. Aún más, ¡cuántas veces nos rehace y enciende de nuevo! Porque Él mismo dijo: «No vengo a condenar sino a dar la salvación». No condena sino que espera el momento de nuestra conversión, porque nos ama y porque su misericordia es eterna.

Lo que Cristo desea es que regresemos. Por eso aguarda con amor a que volvamos a Él para encender la llama de su amor en nuestro corazón.

Botón leer más 21

22 Entonces, le llevaron a un endemoniado ciego y mudo, y Jesús lo curó, devolviéndole el habla y la vista.

23 La multitud, asombrada, decía: «¿No será este el Hijo de David?».

24 Los fariseos, oyendo esto, dijeron: «Este expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios».

25 Jesús, conociendo sus pensamientos, les dijo: «Un reino donde hay luchas internas va a la ruina; y una ciudad o una familia dividida no puede subsistir.

26 Ahora bien, si Satanás expulsa a Satanás, lucha contra sí mismo; entonces, ¿cómo podrá subsistir su reino?

27 Y si yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces.

28 Pero si expulso a los demonios con el poder del Espíritu de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes.

29 ¿Acaso alguien puede entrar en la casa de un hombre fuerte y robar sus cosas, si primero no lo ata? Sólo así podrá saquear la casa.

30 El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.

31 Por eso les digo que todo pecado o blasfemia se les perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada.

32 Al que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este mundo ni en el futuro.

33 Supongan que el árbol es bueno: el fruto también será bueno. Supongan que el árbol es malo: el fruto también será malo. Porque el árbol se conoce por su fruto.

34 Raza de víboras, ¿cómo pueden ustedes decir cosas buenas, siendo malos? Porque la boca habla de la abundancia del corazón.

35 El hombre bueno saca cosas buenas de su tesoro de bondad; y el hombre malo saca cosas malas de su tesoro de maldad.

36 Pero les aseguro que en el día del Juicio, los hombres rendirán cuenta de toda palabra vana que hayan pronunciado.

MATEO 12.36

37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado».

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (12, 38-42):

38 Entonces algunos escribas y fariseos le dijeron: «Maestro, queremos que nos hagas ver un signo».

39 El les respondió: «Esta generación malvada y adúltera reclama un signo, pero no se le dará otro que el del profeta Jonás.

40 Porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del pez, así estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra tres días y tres noches.

41 El día de Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay alguien que es más que Jonás.

42 El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra esta generación y la condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay alguien que es más que Salomón.

COMENTARIO:

Dios se hace presente en el susurro que se escucha en nuestras almas, en el momento de silencio en el que le buscamos tras una jornada de trabajo llena de dificultades y ajetreo, en el encuentro familiar de oración en el que le hacemos partícipes de nuestras cosas, en la paz del corazón de quien deja por un momento todas las cosas para escuchar de Aquel que le ama las palabras de amor que le ayudan a creer en Él con mayor certeza que si nos hubiese dado las señales que le pedíamos. Por tanto no hay quer reducir nuestra oración a la petición, sino también contemplar, adorar y agradecer a Dios su amor.

Debemos tener cuidado que no nos suceda como a estos fariseos y escribas, que por estar esperando determinadas señales que le hemos pedido a Dios o que esperamos de Él, pasemos por alto las señales que ya ha puesto en nuestro camino de cerca.

La Reina del Sur, se refiere a la reina de Sabá, que habiendo oído hablar de que el rey Salomón era muy sabio y tenía grandes riquezas, quiso comprobarlo personalmente y emprendió un viaje largo y difícil.
Una actitud muy diferente a la de escribas y fariseos que tienen ante ellos a Aquel que es la Sabiduría en persona, la fuente de toda riqueza, y no quieren aceptarlo.

Quizá a nosotros podría decirnos de muchas personas que viven necesitadas del consuelo y la fortaleza que da la fe, que quisieran conocer a Jesús y vivir sostenidas por Él pero no lo conocen, y nosotros que lo tenemos tan cercano, desperdiciamos las ocasiones de acercarnos más a Él, conocerlo en Su Palabra, recibirlo en la Eucaristía, conversar con Él en la ORACIÓN… podíamos aplicar aquello de: no hay más ciego que el que no quiere ver

LOS OJOS SON INUTILES CUANDO LA MENTE ESTÁ CIEGA

LOS OJOS SON INUTILES CUANDO LA MENTE ESTÁ CIEGA

NO+HAY+PEOR+CIEGO

Botón leer más 21

43 Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo,

44 piensa: «Volveré a mi casa, de donde salí». Cuando llega, la encuentra vacía, barrida y ordenada.

45 Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; vienen y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio. Así sucederá con esta generación malvada».

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (12, 46-50):

46 Todavía estaba hablando a la multitud, cuando su madre y sus hermanos, que estaban afuera, trataban de hablar con él.

47 Alguien le dijo: «Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren hablarte».

48 Jesús le respondió: «¿Quién es mí madre y quiénes son mis hermanos?».

49 Y señalando con la mano a sus discípulos, agregó: «Estos son mi madre y mis hermanos.

50 Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre».

familia.jpg2_

 COMENTARIO:

“Jesús valoraba mucho más el parentesco del alma que el de la carne”(Teodoro de Mopsuestia, BcPI, p. 3 42) y que
“es más importante para María haber sido fiel discípula de Cristo que haber sido la madre de Cristo”(San Agustín, BcPI, p. 342)
COMENTARIO:
«¿Qué lazos tenía Cristo?», se preguntaba san Ambrosio de Milán, que con intensidad sorprendente predicó y cultivó la virginidad en la Iglesia, promoviendo también la dignidad de la mujer. A esa pregunta respondía: «No tiene lazos de cuerda, sino vínculos de amor y afecto del alma» (De virginitate, 13, 77). Y, precisamente en un célebre sermón a las vírgenes, dijo:
«Cristo es todo para nosotros.
Si tú quieres curar tus heridas, él es médico;
si estás ardiendo de fiebre, él es fuente refrescante;
si estás oprimido por la iniquidad, él es justicia;
si tienes necesidad de ayuda, él es vigor;
si temes la muerte, él es la vida;
si deseas el cielo, él es el camino;
si huyes de las tinieblas, él es la luz;
si buscas comida, él es alimento» (ib., 16, 99).
Visita Pastoral a la Archiciocesis de Milán
(Benedicto XVI, 2 de junio de 2012)
la-oveja-arcoiris-de-la-familia
Botón leer más 21
Anuncios

Publicado el 12 julio, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: