NÚMEROS 26-27

NÚMEROS 26

El segundo censo

1 el Señor dijo a Moisés y a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón:

2 «Hagan un censo de toda la comunidad de israelitas, anotando por familias a todos los que tengan más de veinte años, a los aptos para la guerra en Israel».

3 Entonces Moisés y el sacerdote Eleazar dieron las instrucciones correspondientes, en las estepas de Moab, junto al Jordán, a la altura de Jericó,

4 acerca de los tenían más de veinte años, como el Señor se lo había ordenado a Moisés. Los israelitas que salieron de Egipto fueron:

5 Los clanes de los descendientes de Rubén, el primogénito de Israel, fueron: de Janoc, el clan de los janoquitas; de Palú, el clan de los paluitas;

6 de Jesrón, el clan de los carmitas.

7 Estos eran los clanes de los rubenitas, según el censo: 43.730 hombres.

8 El hijo de Palú fue Eliab.

9 Los hijos de Eliab fueron Nemuel, Datán y Abirón. Datán y Abirón –representantes de la comunidad– son los mismos que se amotinaron contra Moisés y Aarón, junto con los secuaces de Coré, cuando se produjo el amotinamiento contra el Señor.

10 Después de lo cual la tierra abrió sus fauces y los devoró junto con Coré, cuando murió aquel grupo y el fuego devoró a los doscientos cincuenta hombres, para que sirvieran de escarmiento.

11 Los hijos de Coré, sin embargo, no murieron.

12 Los clanes de los descendientes de Simeón fueron: de Nemuel, el clan de los nemuelitas; de Iamín, el clan de los iaminitas; de Iaquín, el clan de los iaquinitas;

13 de Zéraj, el clan de los zerajitas; de Saúl, el clan de los saulitas.

14 Estos eran los clanes de los simeonitas: 22.200 hombres.

15 Los clanes de los descendientes de Gad fueron: de Sefón, el clan de los sefonitas; de Jaguí, el clan de los jaguitas; de Suní, el clan de los sunitas;

16 de Ozní, el clan de los oznitas; de Erí, el clan de los eritas;

17 de Arod, el clan de los aroditas; de Arelí, el clan de los arelitas.

18 Estos eran los clanes de los gaditas, según el censo: 40.500 hombres.

19 Los hijos de Judá fueron Er y Onán. Er y Onán murieron en la tierra de Canaán.

20 Los clanes de los descendientes de Judá fueron: de Selá, el clan de los selaítas; de Péres, el clan de los peresitas; de Séraj, el clan de los serajitas.

21 Los descendientes de Péres fueron: de Jesrón, el clan de los jesronitas; de Jamul, el clan de los jamulitas.

22 Estos eran los descendientes de Judá, según el censo: 76.500 hombres.

23 Los clanes de los hijos de Isacar fueron: de Tolá, el clan de los tolaítas; de Puá, el clan de los puaítas;

24 de Iasub, el clan de los iasubitas; de Simrón, el clan de los simronitas.

25 Estos eran los clanes de Isacar, según el censo: 64.300 hombres.

26 Los clanes de los descendientes de Zabulón fueron: de Séred, el clan de los sereditas; de Elón, el clan de los elonitas; de Iajlel, el clan de los iajlelitas.

27 Estos eran los clanes de los zabulonitas, según el censo: 60.500 hombres.

28 Los descendientes de José fueron Manasés y Efraím con sus clanes.

29 Los descendientes de Manasés fueron: de Maquir, el clan de los maquiritas –Maquir fue padre de Galaad–. De Galaad, el clan de los galaaditas.

30 Los descendientes de Galaad fueron: de Iézer, el clan de los iezeritas; de Jélec, el clan de los jelequitas;

31 de Asriel, el clan de los asrielitas; de Sequém, el clan de los sequemitas;

32 de Semidá, el clan de los semidaítas; de Jéfer, el clan de los jeferitas.

33 Selofjad, hijo de Jéfer, no tuvo hijos, sino solamente hijas.

34 Los nombres de estas fueron Majlá, Noá, Joglá, Milcá y Tirsá. Estos eran los clanes de Manasés, según el censo: 52.700 hombres.

35 Los clanes de los descendientes de Efraím fueron los siguientes: de Sutélaj, el clan de los sutelajitas; de Béquer, el clan de los bequeritas; de Taján, el clan de los tajanitas.

36 Los descendientes de Sutélaj fueron los siguientes: de Erán, el clan de los eranitas.

37 Estos eran los clanes de Efraím, según el censo: 32.500 hombres. Todos estos eran los clanes de los hijos de José.

38 Los clanes de los descendientes de Benjamín fueron los siguientes: de Belá, el clan de los belaítas; de Asbel, el clan de los asbelitas; de Ajiram, el clan de los ajiramitas;

39 de Sufam el clan de los sufamitas; de Jufam, el clan de los jufamitas.

40 Los hijos de Belá fueron Ard y Naamán, De Ard, el clan de los arditas; de Naamán, el clan de los naamanitas.

41 Estos eran los clanes de los descendientes de Benjamín, según el censo: 45.600 hombres.

42 Los clanes de los descendientes de Dan fueron los siguientes: de Sujam, el clan de los sujamitas. Estos eran los clanes de los descendientes de Dan.

43 Todos los clanes de los sujamitas, según el censo, comprendían 64.400 hombres.

44 Los clanes de los descendientes de Aser fueron: de Imná, el clan de los imnanitas; de Isví, el clan de los isvitas; de Beriá, el clan de los beriaítas.

45 De los descendientes de Beriá: de Jéber, el clan de los jeberitas; de Malquiel, el clan de los malquielitas.

46 La hija de Aser se llamaba Séraj.

47 Estos eran los clanes de Aser, según el censo: 53.400 hombres.

48 Los clanes de los descendientes de Neftalí fueron: de Iajsel, el clan de los iajselitas; de Guní, el clan de los gunitas;

49 de Iéser, el clan de los ieseritas; de Silém, el clan de los silemitas.

50 Estos eran los clanes de Neftalí, según el censo: 45.400 hombres.

51 Los israelitas registrados en el censo eran en total 601.730 hombres.

Instrucciones sobre el reparto de las tierras

52 El Señor dijo a Moisés:

53 Entre estos grupos se repartirá el territorio, conforme al número de las personas:

54 a los grupos más numerosos les darás una herencia mayor, y a los más reducidos, una herencia menor. Cada uno recibirá su parte según el número de las personas registradas.

55 Además, la tierra se repartirá mediante un sorteo, y la distribución se hará teniendo en cuenta la cantidad de miembros de cada tribu paterna.

56 La herencia se repartirá mediante un sorteo, tanto entre los grupos más numerosos como entre los menos numerosos.

El censo de los levitas

57 Este es el censo de los clanes de los levitas: De Gersón, el clan de los gersonitas; de Quehat, el clan de los quehatitas; de Merarí, el clan de los meraritas.

58 Estos son los clanes de Leví: el clan de los libnitas, el clan de los jebronitas, el clan de los majlitas, el clan de los musitas y el clan de los coreítas. Quehat fue padre de Amram.

59 La esposa de Amram se llamaba Ioquébed, hija de Leví, la cual nació en Egipto. Los hijos que ella dio a Amram fueron Aarón, Moisés y Miriam, la hermana de estos.

60 A Aarón le nacieron Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar.

61 Pero Nadab y Abihú murieron al ofrecer un fuego profano delante del Señor.

62 En el censo se registró un total de 23.000 levitas varones, mayores de un mes. Ellos no figuraron en el censo de los demás israelitas, porque no se les había asignado una propiedad hereditaria entre los israelitas.

Los registrados en el segundo censo

63 Estas son las personas registradas por Moisés y el sacerdote Eleazar, cuando hicieron el censo de los israelitas en las estepas de Moab, junto al Jordán, a la altura de Jericó.

64 Entre estos no figuró ninguno de los que Moisés y el sacerdote Aarón habían registrado en el desierto del Sinaí.

65 Porque el Señor había dicho acerca de ellos: «Morirán en el desierto». Ninguno de ellos sobrevivió, excepto Caleb, hijo de Iefuné, y Josué, hijo de Nun.

NÚMEROS 27

Los derechos hereditarios de las hijas

1 Entonces se acercaron las hijas de Selofjad, hijo de Jéfer, hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés. Selofjad había pertenecido a los clanes de Manasés, hijo de José, y sus hijas se llamaban Majlá, Noá, Joglá, Milcá y Tirsá.

2 Ellas se presentaron delante de Moisés, del sacerdote Eleazar, de los jefes y de toda la comunidad, a la entrada de la Carpa del Encuentro, y les dijeron:

3 «Nuestro padre murió en el desierto. El no formó parte del grupo que se amotinó contra el Señor –el grupo de Coré– sino que murió por su propio pecado y no tuvo ningún hijo varón.

4 ¿Por qué el nombre de nuestro padre tendrá que desaparecer de su clan? ¿Por el simple hecho de no haber tenido un hijo varón? Danos entonces una propiedad entre los hermanos de nuestro padre».

5 Moisés expuso el caso al Señor,

6 y el Señor le respondió:

7 «Las hijas de Selofjad tienen razón. Asígnales una propiedad hereditaria entre los hermanos de su padre y transfiéreles la herencia de su padre.

8 Di además a los israelitas: Si un hombre muere sin tener un hijo varón, ustedes harán que su herencia pase a su hija;

9 y si no tiene hija, se la dará a sus hermanos.

10 Si tampoco tiene hermanos, entregarán la herencia a los hermanos de su padre;

11 y si su padre no tiene hermanos, se la darán a su pariente más cercano entre los miembros de su familia, y este tomará posesión de ella». Esta es una prescripción legal para los israelitas, como el Señor lo ordenó a Moisés.

Josue constituido jefe de la comunidad

12 Luego el Señor dijo a Moisés: «Sube a esta montaña de los Abarím y contempla la tierra que he dado a los israelitas.

13 Una vez que la hayas contemplado, irás a reunirte con los tuyos, lo mismo que tu hermano Aarón.

14 Porque en el desierto de Sin, cuando la comunidad promovía una querella, ustedes se rebelaron contra la orden de manifestar mi santidad a los ojos de ellos por medio del agua». Se trata del agua de Meribá de Cades, en el desierto de Sin.

15 Entonces Moisés dijo al Señor:

16 «Que el Señor, el Dios que anima a todo viviente, ponga al frente de esta comunidad a un hombre

17 que la guíe en todos sus pasos y al que ellos obedezcan en todo. Así la comunidad del Señor no estará como una oveja sin pastor.:.

18 El Señor respondió a Moisés: «Toma a Josué, hijo de Nun, que es un hombre animado por el espíritu, e impone tu mano sobre él.

19 Luego lo presentarás al sacerdote Eleazar y a toda la comunidad, para transmitirle tus órdenes en presencia de ellos,

20 y le comunicarás una parte de tu autoridad, a fin de que toda la comunidad de los israelitas le preste obediencia.

21 Josué deberá presentarse al sacerdote Eleazar, que consultará para él las decisiones del Urim, delante del Señor. El y toda la comunidad de los israelitas harán todo conforme a estas decisiones».

22 Moisés hizo lo que el Señor le había ordenado: tomó a Josué y lo presentó ante el sacerdote Eleazar y ante toda la comunidad.

23 Luego impuso su mano sobre él y le transmitió sus órdenes, como el Señor lo había ordenado por medio de Moisés.

Anuncios

Publicado el 25 agosto, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: