PRIMER LIBRO DE LAS CRONICAS 22-26

PRIMER LIBRO DE LAS CRONICAS 22

1 David dijo: «¡Esta es la Casa del Señor Dios, y este el altar para el holocausto de Israel!».

2 David ordenó que se reuniera a todos los extranjeros residentes en el territorio de Israel y los empleó como obreros para que tallaran las piedras destinadas a la construcción de la Casa de Dios.

3 También preparó hierro en abundancia, para clavar las hojas de las puertas y para las grampas, bronce en cantidad incalculable,

4 y madera de cedro sin medida, porque los sidonios y los tirios habían traído a David madera de cedro en abundancia.

5 David, en efecto, pensaba: «Mi hijo Salomón es todavía joven y débil, y la Casa que hay que edificar para el Señor debe ser extraordinariamente grandiosa, de manera que se hable de ella y sea famosa en todos los países. Por eso, yo haré los preparativos». Así, David hizo grandes preparativos antes de su muerte.

6 Después llamó a su hijo Salomón y le ordenó que edificara una Casa para el Señor, el Dios de Israel.

7 David dijo a Salomón: «Hijo mío, yo me había propuesto edificar una Casa para el nombre del Señor, mi Dios.

8 Pero la palabra del Señor me llegó en estos términos: “Tú has derramado mucha sangre y has hecho grandes guerras; tú no edificarás una Casa para mi Nombre, porque has derramado mucha sangre sobre la tierra delante de mí.

9 Te nacerá un hijo, que será hombre de paz; yo lo haré vivir en paz con todos los enemigos de su alrededor, porque su nombre será Salomón, y mientras él viva, concederé paz y tranquilidad a Israel.

10 El edificará una Casa para mi Nombre; él será para mí un hijo y yo seré para él un padre, y afianzaré su trono real sobre Israel para siempre”.

11 Ahora, hijo mío, que el Señor esté contigo, para que logres edificar la Casa del Señor, tu Dios, como él lo ha predicho de ti.

12 Y que el Señor te dé discernimiento e inteligencia cuando te ponga al frente de Israel, a fin de que observes la Ley del Señor, tu Dios.

13 Si te empeñas por cumplir los decretos y las leyes que el Señor ha ordenado a Moisés para Israel, entonces prosperarás. ¡Sé fuerte y valeroso! ¡No temas ni te acobardes!

14 Mira lo que yo he preparado con mucha dificultad para la Casa del Señor: cien mil talentos de oro, un millón de talentos de plata y una incalculable cantidad de bronce y de hierro. He preparado también maderas y piedras que tú tendrás que acrecentar.

15 Tienes a tu disposición un buen número de obreros, talladores de piedras, orfebres y expertos en toda clase de obras.

16 El oro, la plata, el bronce y el hierro son incalculables. Prepárate para la obra y que el Señor esté contigo».

17 Después David ordenó a todos los jefes de Israel que ayudaran a su hijo Salomón:

18 «¿Acaso no está con ustedes el Señor, su Dios? ¿No les ha dado paz por todas partes? Porque él ha puesto en sus manos a los habitantes del país, y todo el país está sometido al Señor y a su pueblo.

19 Dedíquense ahora de todo corazón y con toda su alma a buscar al Señor, su Dios. Prepárense a edificar el Santuario del Señor, su Dios, a fin de trasladar a la Casa que se va edificar para el nombre del Señor el Arca de la Alianza del Señor y los utensilios consagrados a Dios».

PRIMER LIBRO DE LAS CRONICAS 23

1 Cuando David ya era un anciano de edad muy avanzada, proclamó a su hijo Salomón rey de Israel.

2 Reunió a todos los jefes de Israel, a los sacerdotes y a los levitas,

3 y se hizo el censo de los levitas mayores de treinta años: su número, contados uno por uno, sumaba 38.000 hombres.

4 De estos, 24.000 estaban al frente del servicio de la Casa del Señor; 6.000 eran escribas y jueces,

5 4.000 porteros, y los otros 4.000 alababan al Señor con los instrumentos que David había fabricado con ese fin.

6 David los distribuyó por clases, según los hijos de Leví: Gersón, Quehat y Merarí.

7 Los descendientes de Gersón fueron Ladán y Simei.

8 Los hijos de Ladán fueron Iejiel, el primero, y luego, Zetam y Joel: tres en total.

9 Los hijos de Simei fueron Selomit, Jaziel y Harán: tres en total. Estos fueron los jefes de sus familias de Ladán.

10 Los hijos de Simei fueron Iájat, Zizá, Ieús y Beriá. Estos fueron los cuatro hijos de Simei.

11 Iájat era el jefe y Zizá el segundo; Ieús y Beriá no tuvieron muchos hijos, por lo cual fueron registrados en el censo como una sola familia.

12 Los descendientes de Quehat fueron Amram, Ishar, Hebrón y Uziel: cuatro en total.

13 Los hijos de Amram fueron Aarón y Moisés. Aarón fue separado, junto con sus hijos, para consagrar perpetuamente las cosas santísimas, para quemar incienso delante del Señor, y para servirlo y bendecir en su Nombre eternamente.

14 En cuanto a Moisés, hombre de Dios, sus hijos fueron contados en la tribu de Leví.

15 Los hijos de Moisés fueron Gersón y Eliezer.

16 El primer hijo de Gersón fue Sebuel,

17 y el primer hijo de Eliezer, Rejabías. Eliezer no tuvo más hijos, pero los hijos de Rejabías fueron muy numerosos.

18 El primer hijo de Ishar fue Selomit.

19 Los hijos de Hebrón fueron Ieriías, el primero, Amarías, el segundo, Iajaziel, el tercero, y Iecamam, el cuarto.

20 Los hijos de Uziel fueron Micá, el primero, e Isías, el segundo.

21 Los hijos de Merarí fueron Majlí y Musí. Los hijos de Majlí fueron Eleazar y Quis.

22 Eleazar murió sin tener hijos; sólo tuvo hijas, y los hijos de Quis, sus hermanos, las tornaron por esposas.

23 Los hijos de Musí fueron Majlí, Eder y Ieremot: tres en total.

24 Estos son los hijos de Leví, según sus familias, los jefes de ellas, registrados nominalmente en el censo, uno por uno. Ellos estaban dedicados al servicio de la Casa del Señor, a partir de los veinte años de edad.

25 Porque David había dicho: «El Señor, el Dios de Israel, ha dado paz a su pueblo y habita en Jerusalén para siempre.

26 De manera que los levitas ya no tienen que transportar la Morada ni todos los utensilios destinados a su servicio».

27 Conforme a estas últimas disposiciones de David, se hizo el cómputo de los hijos de Leví de veinte años para arriba.

28 Estaban a las órdenes de los hijos de Aarón, para el servicio de la Casa del Señor, teniendo a su cargo los atrios y las habitaciones, la purificación de todas las cosas sagradas y la obra del servicio de la Casa de Dios.

29 Asimismo, tenían a su cargo los panes de la ofrenda, la harina para la oblación, las tortas sin levadura, las ofrendas fritas a la sartén o cocidas, y todas las medidas de capacidad y longitud.

30 Tenían que presentarse cada mañana y cada tarde, para dar gracias y alabar al Señor.

31 Además, debían ofrecer los holocaustos al Señor en los sábados, novilunios y solemnidades, según el número y el rito establecido delante del Señor para siempre.

32 En resumen, ellos tenían a su cargo el cuidado de la Carpa del Encuentro y la custodia del Santuario, y debían servir a los hijos de Aarón, sus hermanos, en el culto de la Casa del Señor.

PRIMER LIBRO DE LAS CRONICAS 24

1 Los descendientes de Aarón también estaban distribuidos por clases. Los hijos de Aarón fueron Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar.

2 Nadab y Abihú murieron antes que su padre, sin tener hijos; y fueron Eleazar e Itamar los ejercieron las funciones sacerdotales.

3 David junto con Sadoc, de los hijos de Eleazar, y con Ajimélec, de los hijos de Itamar, los dividió en clases y los registró según sus funciones.

4 Entre los hijos de Eleazar, había más varones que entre los hijos de Itamar, y por eso, al ser divididos, los jefes de familia fueron dieciséis entre los hijos de Eleazar, y ocho entre los hijos de Itamar.

5 Unos y otros fueron divididos por sorteo, porque tanto entre los hijos de Eleazar como entre los hijos de Itamar había jefes consagrados y jefes al servicio de Dios.

6 El escriba Semaías, hijo de Natanael, uno de los levitas, los inscribió en presencia del rey de los jefes, y en presencia del sacerdote Sadoc, de Ajimélec, hijo de Abiatar, y de los jefes de las familias sacerdotales y levíticas. Se echaba la suerte, una vez por Itamar y dos veces por Eleazar.

7 La primera suerte cayó sobre Iehoiarib; la segunda sobre Iedaías;

8 la tercera sobre Jarím; la cuarta sobre Seorím;

9 la quinta sobre Malquías; la sexta sobre Miamím;

10 la séptima sobre Hacós; la octava sobre Abías;

11 la novena sobre Iesúa; la décima sobre Secanías;

12 la undécima sobre Eliasib; la duodécima sobre Iaquím;

13 la decimotercera sobre Jupá; la decimocuarta sobre Iesebab;

14 la decimoquinta sobre Bilgá; la decimosexta sobre Imer;

15 la decimoséptima sobre Jezir; la decimoctava sobre Hapisés;

16 la decimonovena sobre Petajías; la vigésima sobre Ezequiel;

17 la vigésima primera sobre Iaquín; la vigésima segunda sobre Gamul;

18 la vigésima tercera sobre Delaías; la vigésima cuarta sobre Maazías.

19 Esta fue su distribución por turnos para entrar en la Casa del Señor, conforme al reglamento establecido por Aarón, su padre, como lo había ordenado el Señor, el Dios de Israel.

20 Los hijos de Leví que aún quedaban eran los siguientes: de los hijos de Amram, Subael; de los hijos de Subael, Iejdías;

21 de Rejabías y sus hijos, el jefe era Isías;

22 de los isharitas, Selomot, de los hijos de Selomot, Iájat;

23 de los hijos de Hebrón, el jefe era Ierías, Amarías el segundo, Iajziel el tercero, y Iecamam el cuarto;

24 de los hijos de Uziel, Micá; de los hijos de Micá, Samir.

25 Isaías era hermano de Micá, y el jefe de los hijos de Isías era Zacarías.

26 De los hijos de Merarí: Majlí y Musí, además de los descendientes de su hijo Iaazías.

27 Hijos de Merarí por la línea de su hijo Iaazías: Sóham, Zacur e Ibrí.

28 Por parte de Majlí, Eleazar, que no tuvo hijos.

29 Por parte de Quis, su hijo Ierajmel.

30 Los hijos de Musí eran Majlí, Eder y Ierimot. Estos eran los hijos de Leví, agrupados por familias.

31 También ellos, igual que sus hermanos, los hijos de Aarón, participaron del sorteo en presencia del rey David, de Sadoc, de Ajimélec, y de los jefes de las familias sacerdotales y levíticas. En cada familia, el jefe fue tratado de la misma manera que su hermano menor.

PRIMER LIBRO DE LAS CRONICAS 25

1 David y los jefes del ejército separaron para el servicio del culto a los hijos de Asaf, de Hemán y de Iedutún, los cuales profetizaban, acompañándose con cítaras, arpas y címbalos. La lista de los encargados de este servicio es la siguiente:

2 De los hijos de Asaf: Zacur, José, Netanías y Asarelá, hijos de Asaf. Estos estaban bajo la dirección de Asaf, el cual profetizaba conforme a las órdenes del rey.

3 De Iedutún: los hijos de Iedutún, a saber, Guedalías, Serí, Isaías, Jasabías, Matitías y Simei: seis en total. Estos estaban bajo la dirección de su padre Iedutún, el cual profetizaba al son de la cítara para celebrar y alabar al Señor.

4 De Hemán: los hijos de Hemán, a saber, Buquías, Matanías, Uziel, Sebuel, Ierimot, Jananías, Jananí, Eliatá, Guidaltí, Romantí Ezer, Iosbecasá, Malotí, Hotir y Majaziot.

5 Todos estos eran los hijos de Hemán, el vidente del rey en los asuntos referentes a Dios. Para exaltar su poder, Dios había dado a Hemán catorce hijos y tres hijas.

6 Todos ellos estaban bajo la dirección de su padre, para cantar en la Casa del Señor al son de címbalos, arpas y cítaras al servicio de la Casa de Dios, siguiendo las indicaciones del rey, de Asaf, de Iedutún y de Hemán.

7 Eran doscientos ochenta y ocho en total, contando a sus hermanos, todos los cuales habían sido instruidos y eran expertos en el canto del Señor.

8 Se sortearon los turnos para el servicio, tanto del grande como del pequeño, del maestro como del discípulo.

9 La primera suerte recayó sobre el asafita José; la segunda sobre Guedalías, con sus hijos y hermanos: doce en total;

10 la tercera sobre Zacur, con sus hijos y hermanos: doce en total;

11 la cuarta sobre Isrí, con sus hijos y hermanos: doce en total;

12 la quinta sobre Netanías, con sus hijos y hermanos: doce en total;

13 la sexta sobre Buquías, con sus hijos y hermanos: doce en total;

14 la séptima sobre Iesarelá, con sus hijos y hermanos: doce en total;

15 la octava sobre Isaías, con sus hijos y hermanos: doce en total;

16 la novena sobre Metanías, con sus hijos y hermanos: doce en total;

17 la décima sobre Simei, con sus hijos y hermanos: doce total;

18 la undécima sobre Azarel, con sus hijos y hermanos: doce en total;

19 la undécima sobre Jasabías, con sus hijos y hermanos: doce en total;

20 la decimotercera sobre Subael, con sus hijos y hermanos: doce en total;

21 la decimocuarta sobre Matitías, con sus hijos y hermanos: doce en total;

22 la decimoquinta sobre Ieremot, con sus hijos y hermanos: doce en total;

23 la decimosexta sobre Jananías, con sus hijos y hermanos: doce en total;

24 la decimoséptima sobre Iosbecasá, con sus hijos y hermanos: doce en total;

25 la decimoctava sobre Jananí, con sus hijos y hermanos: doce en total;

26 la decimonovena sobre Malotí, con sus hijos y hermanos: doce en total;

27 la vigésima sobre Eliatá, con sus hijos y hermanos: doce en total;

28 la vigésima primera sobre Hotir, con sus hijos y hermanos: doce en total;

29 la vigésima segunda sobre Guidaltí, con sus hijos y hermanos: doce en total;

30 la vigésima tercera sobre Majaziot, con sus hijos y hermanos: doce en total;

31 la vigésima cuarta sobre Romantí Ezer, con sus hijos y hermanos: doce en total.

PRIMER LIBRO DE LAS CRONICAS 26

1 Los grupos de porteros fueron los siguientes: De los coreítas: Meselemías, hijo de Coré, uno de los hijos de Ebiasaf.

2 Los hijos de Meselemías fueron: el primogénito, Zacarías; el segundo, Iediael; el tercero, Zebadías; el cuarto, Iatniel;

3 el quinto, Elam; el sexto, Iehojanán, y el séptimo, Eliehoenai.

4 Los hijos de Obededóm: el primogénito, Semaías; el segundo, Iehozabad; el tercero, Ioaj; el cuarto, Sacar; el quinto, Natanael;

5 el sexto, Amiel; el séptimo, Isacar, y el octavo, Peuletai. Dios, en efecto, lo había bendecido.

6 A su hijo Semaías le nacieron hijos, que tuvieron autoridad sobre sus familias, porque eran hombres muy valientes.

7 Los hijos de Semaías fueron Otní, Rafael, Obed, Elzabad y sus hermanos, Elihú y Semaquías, hombres valientes.

8 Todos estos fueron hijos de Obededóm; ellos, sus hijos y sus hermanos eran hombres de gran valor y aptitud para el servicio: eran sesenta y dos en total.

9 Meselemías tuvo hijos y hermanos: eran en total dieciocho hombres valientes.

10 Josá, de los hijos de Merarí, tuvo hijos: el principal de ellos fue Simrí, porque aunque no era el primogénito, su padre lo constituyó jefe;

11 el segundo fue Jilquías; el tercero, Tebalías; el cuarto, Zacarías. Los hijos de Josá fueron trece en total.

12 Los jefes de estos grupos de porteros, lo mismo que sus hermanos, tenían a su cargo la custodia de la Casa del Señor.

13 Se echaron suertes para cada puerta, entre todas las familias, tanto las pequeñas como las principales.

14 La puerta oriental le tocó en suerte a Selemías. Después sortearon la puerta del norte, y esta le tocó en suerte a su hijo Zacarías, que era prudente consejero.

15 A Obededóm le tocó el sur, y a sus hijos los almacenes.

16 A Supím y a Josá, les tocó el lado occidental, con la puerta de Salequet, en el camino de la subida. Las guardias estaban dispuestas de esta manera:

17 en la puerta oriental, había seis levitas por día; en la del norte, cuatro por día, en la del sur, cuatro por día; en los almacenes, dos y dos;

18 en el Parbar, al oeste, había cuatro para la subida y dos para el Parbar.

19 Estos eran los grupos de los porteros de los hijos de los coreítas y de los hijos de Merarí.

20 Los levitas, sus hermanos, que estaban encargados de los tesoros de la Casa de Dios y de los depósitos de las cosas sagradas, eran los siguientes:

21 Los hijos de Ladán –descendientes de Gersón por la línea de Ladán– tenían a los iejielitas como jefes de las familias de Ladán, el gersonita.

22 Los hijos de Iejiel, Zetán y su hermano Joel eran los encargados de los tesoros de la Casa del Señor.

23 De los amramitas, isharitas, hebronitas y uzielitas,

24 Subael hijo de Gersón, hijo de Moisés, era el tesorero mayor.

25 Sus hermanos por parte de Eliezer fueron: el hijo de Eliezer, Rejabías; el hijo de Rejabías, Isaías; el hijo de Isaías, Joram; el hijo de Joram, Zicrí; el hijo de Zicrí, Selomit.

26 Selomit y sus hermanos estaban al frente de los tesoros de las ofrendas sagradas que habían sido dedicadas por el rey David, por los jefes de familias, por los jefes de mil y de cien hombres, y por otros oficiales del ejército.

27 Ellos habían consagrado algo del botín de guerra para el sostenimiento de la Casa del Señor.

28 Y los que habían consagrado el vidente Samuel, Saúl, hijo de Quis, Abner, hijo de Ner, y Joab, hijo de Seruiá, en una palabra, todas las cosas sagradas estaban bajo la custodia de Selomit y sus hermanos.

29 De los isharitas, Quenanías y sus hijos administraban como secretarios y jueces los asuntos de Israel.

30 De los hebronitas, Jasabías y sus hermanos –1.700 hombres valiosos– tenían a su cargo la administración de Israel al oeste del Jordán, en todos los asuntos referentes al Señor y al servicio del rey.

31 El jefe de los hebronitas era Ieriías. En el año cuarenta del reinado de David, se hicieron averiguaciones sobre las genealogías de los hebronitas, y se encontró entre ellos a hombres valerosos en Iezer de Galaad.

32 Los hermanos de Ieriías –2.700 jefes de familia, hombres de gran valor– fueron puestos por el rey David al frente de los rubenitas, de los gaditas y de la mitad de la tribu de Manasés, en todos los asuntos referentes a Dios y al rey.

Anuncios

Publicado el 28 agosto, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: