MATEO 6, 24-34

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (6, 24-34): facebook pq

24 Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero.

25 Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido?

26 Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos?

MATEO 6.26

27 ¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida?

28 ¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer.

29 Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos.

30 Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe!

31 No se inquieten entonces, diciendo: «¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?».

32 Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan.

33 Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.

MATEO 6.33

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas

34 No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción.

MATEO 6.34

San Juan Crisóstomo (c. 345-407), sarcedote en Antioquía después obispo de Constantinopla, doctor de la Iglesia
Catequesis bautismales, n°8, 19-25 ; SC 50
“¿La vida no vale más que el alimento”

Si verdaderamente colocamos en primer lugar las realidades espirituales, no tenemos que preocuparnos de los bienes materiales, porque Dios, en su bondad, nos los proporcionará en abundancia. Si, por el contrario, únicamente velamos por nuestros intereses materiales sin ocuparnos de nuestra vida espiritual, la preocupación constante de las cosas terrestres nos conducirá a descuidar nuestra alma… Por tanto no invirtamos el orden de las cosas. Conociendo la bondad de nuestro Señor, confiaremos totalmente en Él y no nos dejaremos agobiar por las preocupaciones de esta vida… “Vuestro Padre del cielo sabe lo que os hace falta antes de que se lo pidáis necesitáis” (Mt 6,8-32).
Jesús quiere pues que estemos libres de toda preocupación de este mundo y que nos dediquemos totalmente a las obras espirituales. “Buscad pues, nos dice, los bienes espirituales y yo mismo proveeré ampliamente todas vuestras necesidades materiales… Mirad las aves del cielo, no siembran ni cosechan, no tienen reservas en sus graneros, y vuestro Padre del cielo los alimenta”. Es decir: “Si cuidado de las aves que no están dotadas de razón y les proporciono todo lo que necesitan, sin sembrar ni labrar, mucho más velaré por vosotros, que estáis dotados de razón, con tal que antepongáis lo espiritual a lo corporal. ¿Y ya que los creé para vosotros, así como todos los demás seres, y los trato con tanto cuidado, de qué cuidado y solicitud no seréis dignos vosotros, para los que he creado todo esto?”

mateo 6.26 B

San Ignacio de Loyola (1491-1556), fundador de la Compañía de Jesús Ejercicios espirituales, 233-234
“Todo esto se os dará por añadidura”
Contemplación para alcanzar amor

Primero conviene advertir dos cosas:
La primera es que el amor se debe poner más en las obras que en las palabras.
La segunda: el amor consiste en un comunicarse de las dos partes, es a saber, en dar y comunicar el amante al amado lo que tiene, o de lo que tiene o puede y así por el contrario el amado al amante; de manera que si el uno tiene ciencia, dar al que no la tiene, si honores, riquezas y así el otro al otro.

Primer preámbulo es composición: que es aquí ver cómo estoy delante de Dios nuestro Señor, de los ángeles, de los santos interpelantes por mi.

El segundo: pedir lo que quiero, será aquí pedir conocimiento interno de tanto bien recibido para que yo, enteramente reconociendo pueda en todo amar y servir a su divina majestad.

El primer punto es traer a la memoria los beneficios recibidos de creación, redención y dones particulares, ponderando con mucho afecto cuánto ha hecho Dios nuestro Señor por mi y cuánto me ha dado de lo que tiene, y “consequenter” el mismo Señor desea dárseme en cuanto puede, según su ordenación divina. Y con esto reflectar en mi mismo, considerando con mucha razón y justicia en lo que yo debo de mi parte ofrecer y dar a la su divina majestad, es a saber, todas mis cosas y a mi mismo con ellas, así como quien ofrece afectándose mucho: “Tomad, Señor y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo mi hacer y poseer: Vos me lo disteis a Vos, Señor, lo torno. Todo es vuestro, disponed de todo a vuestra voluntad; dadme vuestro amor y gracia que ésta me basta”.

 

MATEO 6, 31-33

San Vicente de Paúl (1581-1660), presbítero, fundador de comunidades religiosas
Conversación del 21/02/1659
Buscar primero el Reino de Dios

«Buscad el Reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura»… Se dice, pues, que hay que buscar el reino de Dios. «Buscad», no es más que una palabra, pero me parece que dice muchas cosas. Quiere decir… trabajar incesantemente para el reino de Dios y no permanecer en un estado flojo y parado, poner atención al interior para que esté bien regulado, pero no al exterior para divertirse… Buscar a Dios en vosotros, porque san Agustín confiesa que mientras le buscó fuera de él, no le encontró. Buscadle en vuestra alma que le es su agradable morada; es en ese fondo donde quedan establecidas todas las virtudes que sus siervos intentan practicar. La vida interior es necesaria, es preciso tender a ella; si la descuidamos, faltamos a todo… Busquemos ser personas de interioridad… Busquemos la gloria de Dios, busquemos el reino de Jesucristo…

«Pero [me diréis], hay tantas cosas que hacer, tantos trabajos en casa, tantos lugares de trabajo en la ciudad, en el campo… hay trabajo en todas partes; ¿es preciso pues dejarlo todo tal cual está para no pensar sino en Dios?» No, sino que es necesario santificar esas ocupaciones buscando a Dios en ellas, y hacerlas más para encontrarle a él que para verlas hechas. Nuestro Señor quiere que, ante todo, busquemos su gloria, su reino, su justicia, y para ello quiere que construyamos nuestro capital, con la vida interior, con la fe, con la confianza, con el amor, con ejercicios religiosos…, con trabajos y sufrimientos, a la vista de Dios, nuestro soberano Señor… Una vez establecidos en esa búsqueda de la gloria de Dios, podemos estar seguros de que el resto vendrá por sí solo.

MATEO 6.34 bis

San Juan Crisóstomo (hacia 345-407), presbítero de Antioquía más tarde obispo de Constantinopla, doctor de la Iglesia
Homilía 21 sobre san Mateo
«No podéis servir a Dios y al dinero»

Ved que ventajas nos promete Jesucristo y cuantos de sus mandatos nos son útiles, puesto que nos liberan de tantos grandes males. El daño que nos causan las riquezas, dice, no es solo armar a los ladrones contra vosotros y llenar vuestro espíritu de profundas tinieblas. La gran herida que produce, es que os arrancan de la bienaventurada servidumbre de Jesucristo para convertiros en esclavos de un metal insensible e inanimado.
«No podéis servir a Dios y al dinero» ¡Temblemos, hermanos, ante la idea de que forzamos a Cristo a hablar del dinero como de una divinidad opuesta a Dios!.
¿Pero cómo, diréis, han encontrado los antiguos patriarcas la manera de servir conjuntamente a Dios y al dinero? De ningún modo. ¿Pero cómo pues Abraham, como Job han lanzado tantas exclamaciones por su magnificencia? Os respondo que no es necesario en absoluto alegar aquí lo que han poseído las riquezas sino losque han sido poseídos por ellas. Job era rico; se servía del dinero, pero no servía al dinero, era el dueño y no el adorador. Consideraba su bien como si hubiera sido otro, se consideraba como el dispensador y no como el propietario… Por eso no se afligió en absoluto cuando lo perdió.

MATEO 6.34 bis

Francisco de Sales
Carta (12-09-1619): Dios jamás defrauda
«No os inquietéis por el mañana… bástale a cada día su afán» (Mc 6,34)
Carta a Mme. Angélica Arnaud, 12-9-1619. XIX, 15

Espero que Dios os fortificará cada vez más y cuando os venga el pensamiento o la tentación de tristeza por temor de que el fervor y atención presentes no os van a durar, respondeos de una vez para siempre que los que confían en Dios jamás serán confundidos y que, tanto vuestro espíritu, como vuestro cuerpo y lo temporal, todo lo habéis arrojado en el Señor y Él os alimentará. Sirvamos bien al Señor hoy, que mañana Él proveerá. Cada día ha de tener su inquietud: no tengáis inquietud por el mañana porque el mismo Dios que reina hoy, reinará mañana.

Si su Bondad pensase, o mejor dicho, conociese que tenéis necesidad de una asistencia más cercana de la que yo os puedo procurar desde tan lejos, os la hubiera dado y os la dará siempre que haya que suplir lo que falte a la mía.

Quedad en paz, mi querida hija, Dios actúa de lejos y de cerca y llama a las cosas más alejadas para que estén al servicio de los que le sirven, sin acercárselas; ausente en el cuerpo, presente en el espíritu, dice el Apóstol. Dormid bien, poco a poco volveréis a las seis horas, que es lo que deseáis. Porque comer poco, trabajar mucho, tener mucho desconcierto en el espíritu y negar el sueño al cuerpo es querer sacar mucho rendimiento de un caballo enflaquecido y al que no se le alimenta.

Mi querida hija, me despido y os ruego que creáis que mi corazón no se separa del vuestro; es imposible porque lo que Dios ha unido es inseparable.

Mantened muy alto vuestro ánimo, elevado hacia esa eterna Providencia que os ha llamado por vuestro nombre y os lleva grabado en su pecho maternalmente paterno. Y con esa grandeza de confianza y de valor, practicad cuidadosamente la humildad y la bondad.

nada-te-turbe

Guardar

Guardar

Anuncios

Publicado el 5 septiembre, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: