MATEO 8, 5-17

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (8, 5-17): facebook pq

5 Al entrar en Cafarnaúm, se le acercó un centurión, rogándole:

6 «Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente».

7 Jesús le dijo: «Yo mismo iré a curarlo».

8 Pero el centurión respondió: «Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará.

9 Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: «Ve», él va, y a otro: «Ven», él viene; y cuando digo a mi sirviente: «Tienes que hacer esto», él lo hace».

10 Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: «Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe.

11 Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos;

12 en cambio, los herederos del reino serán arrojados afuera, a las tinieblas, donde habrá llantos y rechinar los dientes».

13 Y Jesús dijo al centurión: «Ve, y que suceda como has creído». Y el sirviente se curó en ese mismo momento.

14 Cuando Jesús llegó a la casa de Pedro, encontró a la suegra de este en cama con fiebre.

15 Le tocó la mano y se le pasó la fiebre. Ella se levantó y se puso a servirlo.

16 Al atardecer, le llevaron muchos endemoniados, y él, con su palabra, expulsó a los espíritus y curó a todos los que estaban enfermos,

17 para que se cumpliera lo que había sido anunciado por el profeta Isaías: “El tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades”.

 

COMENTARIO:

Un detalle de los Evangelios que me llama la atención es cómo Jesús se hace más presente en los lugares donde la vida acontece y reclama sus derechos que en los lugares de culto, en las sinagogas o en el templo de Jerusalén. Está allí donde la vida grita pidiendo socorro. Una de las grandes diferencias del cristianismo con el resto de las religiones, sin quitar importancia al culto litúrgico, es que Jesús es el “Dios-con-nosotros” (Mt 1,23) que busca a la persona humana no el “Dios en el templo” siempre a la espera de sus fieles. Es un Dios que camina por las calles, que entra en las casas, que se hace huésped de la humanidad, que se sienta a la mesa con sus amigos.

El evangelio de hoy comienza situando a Jesús entrando en Cafarnaúm y termina con Jesús en la casa de la suegra de Pedro y curando a endemoniados y enfermos. El centurión romano  pide apoyado en el poder de la palabra de Jesús. Para el centurión su palabra es suficiente para realizar lo que expresa: “Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano” (Mt 8,8). Y así sucedió. La palabra de Jesús es una palabra que cura, que defiende la vida amenazada, que restaura la esperanza perdida y libera a la persona de la esclavitud: “con su palabra, expulsó los espíritus y curó a todos los enfermos” (Mt 8,16). En suma, las palabras y los gestos de Jesús hacen que esos encuentros sea un verdadero milagro en el que la vida recobra su sentido.

En nuestras sociedades pos-modernas, la palabra tiene cada vez menos relevancia, cada vez es menos significativa. Vaciamos las palabras de contenido, las manipulamos y las sometemos con violencia hasta que pierden su significado según nuestro propio interés. Eso a veces sin darnos cuenta de que las palabras pueden herir o curar, construir o destruir, distanciar o aproximar…. “Las palabras están grávidas de significados existenciales. En ellas las personas acumulan innumerables experiencias, positivas y negativas, experiencias de búsqueda, de encuentro, de certezas, de perplejidades o de inmersión en el Ser. Tenemos que desentrañar la riqueza escondida en las palabras” (Leonardo Boff).

Cuando escuchamos la Palabra que llena de vida nuestra existencia y la acogemos en nuestro interior, somos también capaces de curar las heridas de los que se cruzan en nuestro camino y nos piden una palabra de consuelo, de esperanza y de acogida. Pidamos la gracia de ser “Palabra de Dios” en los diversos ambientes en que nos movemos y en la vida de que su vida no tiene sentido.

SILENCIO LO DICE TODO

Seamos PALABRA y NO SILENCIOS

Guardar

Anuncios

Publicado el 5 septiembre, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: