LUCAS 21, 12-19

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (21,12-19):

12 Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre,

13 y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí.

14 Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa,

15 porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.

16 Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán.

17 Serán odiados por todos a causa de mi Nombre.

18 Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza.

19 Gracias a la constancia salvarán sus vidas.

LUCAS 21.19

Homilía de san Agustín (S. 64, 1)

«Serán odiados por todos los pueblos a causa de mi nombre (Lc 21, 17). Se preanunció aquí que la futura Iglesia se extendería por todas las gentes. Y así como la leemos preanunciada, la contemplamos también realizada. Y hoy, al mismo tiempo, todas las gentes son cristianas y todas las gentes no son cristianas. Por todo el campo se extiende el trigo y por todo el campo la cizaña (cf. Mt 13,24-31). Por tanto, cuando escucháis que Jesucristo nuestro Señor dice: Seréis odiados por todas las gentes a causa de mi nombre, escuchadlo como trigo, pues lo dice del trigo.

Reflexionad conmigo, no sea que alguien diga en su mente: «Esto lo dijo de sus discípulos nuestro Señor Jesucristo, cuando los envió a predicar la palabra a las naciones: los odiaban todas las gentes por causa de su nombre. Ahora, sin embargo, todas las gentes glorifican su nombre. No pensemos nosotros que somos odiados por todas las gentes, sino que más bien somos amados por todas las gentes». ¡Pueblos todos cristianos! ¡Semillas de Cristo! ¡Brotes católicos extendidos por todo el orbe de la tierra! Miraos a vosotros mismos y veréis que os odian todas las gentes por el nombre de Cristo. Cuantos permanecieron paganos o judíos, cuantos desviándose cayeron en la herejía, ¿acaso no nos odian por el nombre de Cristo? Suponed que existe un hombre pésimo, que es noble, poderoso, que goza de dignidad, que busca el mal y lo puede todo, él también será odiado por todos, pero no por causa de Cristo. Lo que se dice de él es lo mismo, pero por motivos bien distintos. Por eso, el Señor Jesús, sabedor de que también a los hombres malos les ocurre ser odiados por todos, cuando dijo: Seréis odiados por todos, añadió: por causa de mi nombre, escuchando al salmista que dijo: Júzgame, oh Dios, y distingue mi causa de la gente malvada (Sal 42, 1)».

ODIO

Anuncios

Publicado el 19 septiembre, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: