MATEO 7,21-29

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (7, 21-29): facebook pq

21 No son los que me dicen: «Señor, Señor», los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

Mateo-7-21

22 Muchos me dirán en aquel día: «Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?».

23 Entonces yo les manifestaré: «Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal».

24 Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca.

MATEO 7.24

25 Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca.

26 Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena».

27 Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande».

28 Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, la multitud estaba asombrada de su enseñanza,

29 porque él les enseñaba como quien tiene autoridad y no como sus escribas.

COMENTARIO:

El Evangelio nos recuerda que ser cristiano es vivir de acuerdo con la Palabra de Dios, es cumplir la voluntad de Dios en cada momento del día. Sin embargo, muchas veces nos conformamos con rezar, con ir a misa… Olvidamos ser cristianos en la familia, en el lugar de estudio o trabajo, con los amigos… En definitiva, somos cristianos a ratos, cuando nos resulta más sencillo y menos arriesgado. Y ponemos mil excusas para justificarnos.

“Perdona Señor, porque muchas veces no vivo lo que creo”
“Dame más confianza en ti, para que cumpla tu palabra”
“Gracias por darme fuerza para ser siempre cristiano”

A veces nos asusta “cumplir la voluntad de Dios”. Parece que vamos a perder nuestra libertad. Tenemos miedo de escuchar a Dios, no vaya a ser que nos pida hacer lo que no nos apetece. La experiencia de los que se fían de Dios y cumplen su palabra nos dice más bien lo contrario. Aunque parezca incomprensible para la razón, la experiencia nos enseña que cuanto más obedeces a Dios, más libre eres. ¿Ha habido alguien más obediente al Padre que Jesús? No. ¿Ha habido alguna persona más libre que Jesús? Nadie. ¿Queremos seguir su ejemplo? Pedimos al Espíritu que nos ayude a avanzar por este camino.

Siguiendo la voluntad de Dios, no estamos a salvo de vientos, lluvias y ríos desbordados. Los problemas llegan a todos. Es más, en ocasiones las dificultades vendrán precisamente por vivir de acuerdo con la Palabra de Dios. Entonces surgen las dudas y crecen las ganas de seguir otros caminos más fáciles… ¿Qué hacer? Confiar en Jesús: él está con nosotros y nuestra casa, nuestra vida no se hundirá.

“Haznos fieles, Señor, en la adversidad”
“Gracias Señor por tu palabra consoladora”
“En ti confío. Hágase en mi según tu palabra”

NO TE RINDAS ANTE LOS PROBLEMAS

Vida de san Francisco de Asís llamada «de Perusa» (siglo XIV)  §102
Un hombre previsor construye su casa sobre roca

Desde el principio de su conversión, el bienaventurado Francisco, prudente como era, quería, con la ayuda de Dios, establecer, sólidamente y a la vez, él mismo y su casa, es decir, su Orden de Hermanos menores, sobre una roca sólida, a saber, sobre la muy grande humildad y la muy grande pobreza del Hijo de Dios.
Sobre una profunda humildad: porque desde el principio, cuando los hermanos empezaban a multiplicarse, les prescribió residir en los hospicios para servir a los leprosos. En aquel momento, cuando los postulantes se presentaban, fueran nobles o plebeyos, les advertía que tendrían que servir a los leprosos y residir en sus hospitales.
Sobre una muy gran pobreza: en efecto, dijo en su Regla que los hermanos debían habitar en sus casas «como extranjeros y peregrinos, y que no debían desear nada de lo que está bajo el cielo», si no era la santa pobreza, gracias a la cual el Señor les llenará de alimentos corporales y de virtudes, lo cual les servirá como herencia para la otra vida, el cielo.
También para él mismo, Francisco escogió este fundamento de una humildad perfecta y una perfecta pobreza; si bien es cierto que fue un gran personaje en la Iglesia de Dios, por una opción libre quiso mantenerse en la última hilera, no sólo en la Iglesia sino también entre los hermanos.

MATEO 7.26

Benito de Nursia
Regla Monástica: No desperdicies tus días
«Entrará en el Reino de los cielos el que haga la voluntad del Padre» (Mt 7,21)
Prólogo, 19-38

¿Qué hay para nosotros más dulce, hermanos muy amados, que esta voz del Señor que nos invita? Ved cómo el Señor, con su amor paternal, nos muestra el camino de la vida… si queremos tener nuestra morada en las estancias de su reino, hemos de tener presente que para llegar allí hemos de caminar aprisa por el camino de las buenas obras; si no, no llegaremos jamás. Como el profeta interroguemos al Señor con estas palabras: «Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda y habitar en tu monte santo?» (Sal 14,1). Después de hacer esta pregunta, hermanos, escuchemos la respuesta del Señor y cómo nos enseña el camino hacia esta morada: «El que procede honradamente y practica la justicia, el que tiene intenciones leales…, que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino» (v. 2-3)…

El temor del Señor hace que estos hombres no se enorgullezcan de su buena conducta; están seguros que lo que en ellos hay de bien no viene de sí mismos sino del Señor…: «No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria» (Sal 113b, 1). Y también el apóstol Pablo dice: «Por la gracia de Dios soy el que soy» (1Co 15,10)… Y el Señor dice en el Evangelio: «El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre la roca».

Sabiendo esto, el Señor espera de nosotros que cada día respondamos con nuestros actos, a sus santos consejos. Porque los días de esta vida se nos dan como un plazo de tiempo para corregir lo que de malo hay en nosotros; en efecto, el apóstol dice: «¿Desprecias el tesoro de su bondad, tolerancia y paciencia, al no reconocer que esa bondad es para empujarte a la conversión?» (Rm 2,4). Y el Señor, en su compasión, dice: « No quiero la muerte del pecador sino que se convierta de su mala conducta y viva » (Ez 18,23).

CASA EN LA ROCA

Observa la fotografía…

Es una casa edificada sobre rocas. Da sensación de firmeza, incluso a pesar de lo arriesgado que parece el lugar.

Los cimientos de una construcción son fundamentales si queremos que el edificio perdure…

¿Sobre qué cimientos has edificado tu vida?
¿Es Cristo y su evangelio el cimiento fundamental de tu vida?
¿En qué se traduce eso en tu vida concreta diaria?

Si el evangelio es el cimiento, la roca sobre la que has edificado tu existencia lo sabrás si en tu vida hay serenidad, alegría, esperanza, paz, amor….

Si por el contrario tu vida está llena de sobresaltos (sobresaltos interiores, esos que son fruto de miedos, temores, incertidumbres, dudas…), inestabilidad afectiva y emocional…. Quizás es buen momento para revisar el estado de tus cimientos no sea que pienses que sí pero tu fe sea tan frágil como la arena entre las manos y cuando vienen tiempos difíciles te vienes abajo….

Francisco de Sales
Carta: Sea cual fuere, nada mejor que su voluntad
«No todo el que dice: Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre» (Mt 7,21)
A la Presidenta Brûlart, 1605. XIII, 20

Me decís que no hacéis nada en la oración. Pero, ¿Qué otra cosa querríais hacer sino lo que hacéis. O sea, presentarle a Dios una y otra vez vuestra nada y vuestra miseria? Son las palabras más oportunas que nos dicen los mendigos, cuando exponen a nuestra vista sus llagas y sus necesidades. Y decís que hasta algunas veces ni siquiera hacéis eso, sino que os quedáis allí como un fantasma o una estatua.

Hija mía, no es poco eso que decís. En los palacios de los príncipes y de los reyes se ponen estatuas que solamente sirven para recrear la vista del príncipe; así que alegraos de servir para eso mismo en la presencia de Dios; Él dará vida a esa estatua cuando le plazca.

Son unas palabras maravillosas esas que me decís: «Ya me puede meter el Señor en la salsa que quiera; todo me es lo mismo con tal de servirle.» Tened mucho cuidado en rumiarlo bien esto en vuestro ánimo; dadle vueltas en vuestra boca, para que no os traguéis ningún pedazo grande. La Madre Teresa, a la que Vos queréis tanto, cosa que me alegra mucho, dice, en alguna parte, que muchas veces hablamos así por costumbre y lo que nos conviene es decirlo desde el fondo del alma, aunque luego en la práctica, todo se quede en apenas nada.

Me decís, Hija, que os da igual en cual sea la salsa en la que el Señor os meta, y resulta que sabéis perfectamente en la salsa en la que os ha metido, sabéis cuál es vuestro estado y condiciones; ahora decidme: ¿realmente os da todo igual? Sabéis muy bien que Dios quiere que paguéis esa deuda diaria de la que me habéis hablado y sin embargo, no os da igual. ¡Dios mío; qué solapado está el amor propio en nuestros afectos y preferencias, por devotas que nos parezcan!

Ánimo, debéis acostumbraros, poco a poco, a que vuestra voluntad sirva a la de Dios dondequiera que os lleve. Que no se quede impasible y fría cuando os diga la conciencia: el Señor lo quiere. Y debéis combatir especialmente para que no salgan al exterior las demostraciones de repugnancia que lleváis dentro. O al menos conseguir que cada vez sean menores.

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Publicado el 13 noviembre, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: