MARCOS 6,45-52

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (6,45-52):

45 En seguida, Jesús obligó a sus discípulos a que subieran a la barca y lo precedieran en la otra orilla, hacia Betsaida, mientras él despedía a la multitud.

46 Una vez que los despidió, se retiró a la montaña para orar.

47 Al caer la tarde, la barca estaba en medio del mar y él permanecía solo en tierra.

48 Al ver que remaban muy penosamente, porque tenían viento en contra, cerca de la madrugada fue hacia ellos caminando sobre el mar, e hizo como si pasara de largo.

49 Ellos, al verlo caminar sobre el mar, pensaron que era un fantasma y se pusieron a gritar,

50 porque todos lo habían visto y estaban sobresaltados. Pero él les habló enseguida y les dijo: «Tranquilícense, soy yo; no teman».

marcos 6.50

51 Luego subió a la barca con ellos y el viento se calmó. Así llegaron al colmo de su estupor,

52 porque no habían comprendido el milagro de los panes y su mente estaba enceguecida.

DIOS ESTA CONMIGO EN MEDIO DE LA TORMENTA MARCOS 6.51

Comentario del Evangelio por:
Odas de Salomón (texto cristiano hebraico de principio de siglo II) N° 7
“Paz a vosotros, no temáis, soy yo”

Mi alegría es el Señor y mi impulso va hacia Él,
la ruta es bella, porque tengo quien me auxilia, el Señor.
Él me ha dejado conocerlo por completo, sin reparos, sencillamente,
y con bondad se ha despojado de Grandeza.
Él se ha hecho como yo
a fin de que yo pudiera conocerlo:
Por el aspecto se hizo semejante a mí
para que así yo pudiera revestirme de Él.
Y por eso no temblé cuando lo ví,
porque Él fue bondadoso conmigo.
Se hizo según mi naturaleza
para que yo pudiera aprender de Él,
y tomó una forma semejante a la mía
con tal de que no me alejara de Él.
El Padre de todo Conocimiento
es también la Palabra del Conocimiento,
quien creó toda Sabiduría es más sabio que sus obras.
Él que me ha creado, cuando aún yo no existía todavía,
ya sabía lo que yo iba a hacer cuando existiera.
Por eso se apiadó de mí, y en su infinita misericordia
me concedió pedirle y beneficiarme de su sacrificio.
Porque Él permanece incorruptible por todas las generaciones.
Él se ha entregado a sí mismo
para ser visto por aquellos que son suyos,
para que ellos puedan reconocer a Aquel que los Creó,
y no imaginaran que venían de ellos mismos.
Para alcanzar su Conocimiento
Él nos ha señalado un camino,
y lo ha extendido y ensanchado
para traer a todos la Perfección,
Y ha puesto en él señales de su Luz,
y yo he caminado en este camino
desde el principio y lo haré hasta el fin.
Por Él fue forjado, y Él descansaba en el Hijo,
y para Su Salvación proveerá de todo.
Y el Altísimo será reconocido
a través de sus Santos,
para anunciar a los que le hacen canciones la venida del Señor:
Para que ellos vayan delante a reunirse con Él,
y puedan cantarle con alegría y con el arpa de muchos tonos:
Los profetas vendrán antes de Él y serán vistos primero,
Ellos alabarán al Señor por Su Amor:
por que Él está cerca y es posible contemplarlo,
Y el odio será arrancado de la tierra,
y será ahogado junto con la envidia.
Pues la ignorancia ha sido destruida,
gracias al Conocimiento del Señor que ha llegado.
Aquellos quienes hacen melodías cantarán la Gracia del Señor Altísimo,
y traerán sus voces, y sus corazones serán como el día,
y bello como la excelsa belleza del Señor será su cantar,
y nadie ni nada que respire carecerá de conocerle
y nadie será privado de voz,
porque Él ha dado una boca a su Creación,
para que sus voces se dirijan a Él y lo alaben.

no temas marcos 6

San Bernardo (1091-1153), monje cisterciense y doctor de la Iglesia
1er Sermón para Epifanía “Vino en la oscuridad de la noche”

“Ha aparecido la bondad de Dios, nuestro Salvador” (Tt 3,4 Vulg.) y su amor al hombre. Gracias sean dadas a Dios, que ha hecho abundar en nosotros el consuelo en medio de esta peregrinación, de este destierro, de esta miseria… Antes de que apareciese la humanidad de nuestro Salvador, su bondad se hallaba también oculta, aunque ésta ya existía, pues la misericordia del Señor es eterna (Sal 102,17). ¿Pero cómo, a pesar de ser tan inmensa, iba a poder ser reconocida? Estaba prometida, pero no se la alcanzaba a ver; por lo que muchos no creían en ella…
Pero ahora los hombres tendrán que creer a sus propios ojos, ya que los testimonios de Dios se han vuelto absolutamente creíbles. Pues para que ni una vista perturbada pueda dejar de verlo, puso su tienda al sol (Sal 92,5; 18,5). Pero de lo que se trata ahora no es de la promesa de la paz, sino de su envío; no de la dilatación de su entrega, sino de su realidad; no de su anuncio profético, sino de su presencia. Es como si Dios hubiera vaciado sobre la tierra un saco lleno de su misericordia; un saco que habría de desfondarse en la pasión, para que se derramara nuestro precio, oculto en él… Y que un niño se nos ha dado (Is 9,5), pero “en quien habita toda la plenitud de la divinidad” (Col 2,9). Ya que, cuando llegó la plenitud del tiempo, hizo también su aparición la plenitud de divinidad. Vino en carne mortal para que, al presenta así ante quienes eran carnales, en la aparición de su humanidad se reconociese su bondad… ¿Hay algo que pueda declarar más inequívocamente la misericordia de Dios que el hecho de haber aceptado nuestra miseria? ¿Qué hay más rebosante de piedad que la Palabra de Dios convertida en tan poca cosa por nosotros? Señor, ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él, el ser humano, para darle poder? (Sal.143,3; Jb 7,17 Vulg)

Anuncios

Publicado el 30 diciembre, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Pingback: MARCOS 6-7 |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: