JUAN 5,31-47

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (5,31-47):

31 Si yo diera testimonio de mí mismo, mi testimonio no valdría.

32 Pero hay otro que da testimonio de mí, y yo sé que ese testimonio es verdadero.

33 Ustedes mismos mandaron preguntar a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad.

34 No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para la salvación de ustedes.

35 Juan era la lámpara que arde y resplandece, y ustedes han querido gozar un instante de su luz.

36 Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: son las obras que el Padre me encargó llevar a cabo. Estas obras que yo realizo atestiguan que mi Padre me ha enviado.

37 Y el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Ustedes nunca han escuchado su voz ni han visto su rostro,

38 y su palabra no permanece en ustedes, porque no creen al que él envió.

39 Ustedes examinan las Escrituras, porque en ellas piensan encontrar Vida eterna: ellas dan testimonio de mí,

JUAN 5.39

JUAN 5.39

40 y sin embargo, ustedes no quieren venir a mí para tener Vida.

41 Mi gloria no viene de los hombres.

42 Además, yo los conozco: el amor de Dios no está en ustedes.

43 He venido en nombre de mi Padre y ustedes no me reciben, pero si otro viene en su propio nombre, a ese sí lo van a recibir.

44 ¿Cómo es posible que crean, ustedes que se glorifican unos a otros y no se preocupan por la gloria que sólo viene de Dios?

JUAN 5.44

45 No piensen que soy yo el que los acusaré ante el Padre; el que los acusará será Moisés, en el que ustedes han puesto su esperanza.

46 Si creyeran en Moisés, también creerían en mí, porque él ha escrito acerca de mí.

47 Pero si no creen lo que él ha escrito, ¿cómo creerán lo que yo les digo?».

DESCONECTAR DE DIOS ES CONECTAR CON LOS PROBLEMAS

Beato Guerrico de Igny (hacia 1080-1157), abad cisterciense
2º sermón para san Juan Bautista, § 2
«Juan ha dado testimonio de la verdad…; era la lámpara que ardía y brillaba» (Jn 5, 35)

Esta lámpara destinada a iluminar al mundo me da un gozo nuevo, porque es gracias a ella que he reconocido la verdadera Luz que brilla en las tinieblas, pero que las tinieblas no han recibido (Jn 1,5)… Podemos admirarte a ti, Juan, el más grande de todos los santos; pero imitar tu santidad nos es imposible. Puesto que te apresuras a preparar un pueblo perfecto para el Señor con unos publicanos y unos pecadores, es urgente que les hables de una manera más a su alcance que no sea tu vida. Proponles un modelo de perfección que sea, no según tu manera de vivir, sino adaptada a la debilidad de las fuerzas humanas. «Producid, dice él, los frutos que pide la conversión» (Mt 3,8). Pero nosotros, hermanos, nos gloriamos de hablar mejor de lo que vivimos. Juan, cuya vida es más sublime de lo que los hombres pueden comprender, pone sus palabras al alcance de su inteligencia: «¡Dad, dice, los frutos que pide la conversión!» Os hablo de manera humana a causa de la debilidad de la carne. Si todavía no podéis practicar el bien plenamente, que por lo menos tengamos un verdadero arrepentimiento de lo que está mal. Si no podéis aún dar frutos de una perfecta justicia, que por lo menos vuestra perfección sea dar los frutos que pide la conversión.

San Bernardo (1091-1153), monje cisterciense y doctor de la Iglesia
Sermón sobre el Cantar de los Cantares, n° 20, § 2
“He venido en nombre de mi Padre y vosotros no me habéis recibido”

Pero hay algo que me conmueve más, me apremia más y que inflama todavía más: es, buen Jesús, el cáliz que bebiste; la obra de nuestra redención. Ella reclama sin duda, espontáneamente, todo nuestro amor. Cautiva toda la dulzura de nuestro corazón, le exige con la justicia más estricta, le compromete con mayor rigor y le afecta con mayor vehemencia. Porque le exigió muchos sufrimientos al Salvador.
No le costó tanto la creación del universo entero: él lo dijo, y existió; él lo andó y surgió. Pero ahora tendrá que soportar a cuantos se oponen a su doctrina, a los que espían sus obras, a los que le insultan entre tormentos y lo vituperan por su muerte. Mira cómo amó. No olvides que su amor no fue mera devolución, sino una entrega total. ¿Quién le ha prestado para que le devuelva? (Rm 11, 35). Como dice el Evangelista Juan, no porque amáramos nosotros a Dios, sino porque él nos amó primero (1Jn 4,10). Amó a quienes aún no existían, y amó incluso a los que rechazaban su amor. Así lo afirma la autoridad de Pablo: Cuando éramos enemigos de Dios, nos reconcilió con él por la muerte de su Hijo (Rm 5, 10). Si no hubiese amado a sus enemigos no los tendría por amigos; como tampoco existirían aquellos a quienes amó de esta manera, si no los hubiese amado antes.

Anuncios

Publicado el 10 enero, 2016 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Pingback: JUAN 5-6 |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: