PRIMER LIBRO DE LOS REYES 9,9a.11-16

LECTURA DEL PRIMER LIBRO DE LOS REYES (19,9a.11-16):

EL ENCUENTRO DE ELÍAS CON DIOS

9 Allí, entró en la gruta y pasó la noche. Entonces le fue dirigida la palabra del Señor.

10 El Señor le dijo: «¿Qué haces aquí, Elías?». El respondió: «Me consumo de celo por el Señor, el Dios de los ejércitos, porque los israelitas abandonaron tu alianza, derribaron tus altares y mataron a tus profetas con la espada. He quedado yo solo y tratan de quitarme la vida».

11 El Señor le dijo: «Sal y quédate de pie en la montaña, delante del Señor». Y en ese momento el Señor pasaba. Sopló un viento huracanado que partía las montañas y resquebrajaba las rocas delante del Señor. Pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento, hubo un terremoto. Pero el Señor no estaba en el terremoto.

12 Después del terremoto, se encendió un fuego. Pero el Señor no estaba en el fuego. Después del fuego, se oyó el rumor de una brisa suave.

13 Al oírla, Elías se cubrió el rostro con su manto, salió y se quedó de pie a la entrada de la gruta. Entonces le llegó una voz, que decía: «¿Qué haces aquí, Elías?».

14 El respondió: «Me consumo de celo por el Señor, el Dios de los ejércitos, porque los israelitas abandonaron tu alianza, derribaron tus altares y mataron a tus profetas con la espada. He quedado yo solo y tratan de quitarme la vida».

15 El Señor le dijo: «Vuelve por el mismo camino, hacia el desierto de Damasco. Cuando llegues, ungirás a Jazael como rey de Aram.

16 A Jehú, hijo de Nimsí, lo ungirás rey de Israel, y a Eliseo, hijo de Safat, de Abel Mejolá, lo ungirás profeta en lugar de ti.

1REYES 19-15

PADRE JUAN MOLINA

La tristeza es el veneno que el diablo siembra en el corazón de quien se acerca al autor de la Vida.

Dios restaura tu corazón abatido con una alegría que nada ni nadie en el mundo podrá darte… dile NO al padre de la mentira, dile que NO HAY LUGAR en tu corazón para la tristeza.

En la primera lectura de la misa de hoy, el Señor se hace presente en la vida de Elías como una suave brisa que acaricia su rostro y alivia su corazón asustado… se siente solo, abatido, triste.

La caricia de Dios le invita a ponerse en camino:

“DESANDA el camino hasta el desierto de Damasco…”

Desanda… vuelve sobre tus pasos, vuelve sobre el camino que has hecho hasta este momento en que te encuentras, reflexiona cómo estabas viviendo, por qué has llegado a esta tristeza y soledad…
Desanda… desármate del orgullo de pensar que sabes más y mejor que quien te ha creado…

Desanda…. y acepta con humildad y confianza al Dios de la Vida que puede y quiere hacerte feliz…. confía y desanda, vuelve sobre tus pasos, vuelve a tomar el “control” de tu vida, liberado de la esclavitud de las pasiones y egoísmos…

Guardar

Anuncios

Publicado el 10 junio, 2016 en Sin categoría y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: