ZACARÍAS 1,1-6

El-apostol-Zacarias-con-el-rostro-del-Papa-Julio-II

EL PROFETA ZACARÍAS – CAPILLA SIXTINA

ZACARIAS 1

El nombre de Zacarías, común a más de veinte personajes del Antiguo Testamento, tiene en hebreo el hermoso significado de “Dios se acuerda”, o “el recordado de Dios”, es decir que su sola enunciación significaba un acto de fe en el Dios vivo.

LECTURA DE LA PROFECÍA DE ZACARÍAS  (1,1-6)

Exhortación a la penitencia

1 En el octavo mes del segundo año de Darío, la palabra del Señor llegó al profeta Zacarías, hijo de Berequías, hijo de Idó, en estos términos:

2 El Señor se irritó violentamente contra los padres de ustedes.

3 Tú les dirás: Así habla el Señor de los ejércitos: Vuelvan a mí –oráculo del Señor de los ejércitos– y yo volveré a ustedes, dice el Señor de los ejércitos.

ZACARIAS 1.3

4 No sean como sus padres, a quienes los antiguos profetas interpelaron, diciendo: Así habla el Señor de los ejércitos: Vuelvan de sus malos caminos y de sus malas acciones. Pero ellos no escucharon, ni me prestaron atención –oráculo del Señor–.

5 ¿Dónde están sus padres? Y los profetas ¿viven para siempre?

6 Pero mis palabras y mis decretos, que yo había ordenado a mis servidores los profetas, ¿acaso no alcanzaron a sus padres? Por eso, ellos se convirtieron y dijeron: «El Señor de los ejércitos nos ha tratado según nuestros caminos y nuestras acciones, como había resuelto hacerlo».

DARIO I

En el relieve se ve al rey Darío (la figura más grande) acompañado de dos soldados (izq.) y enfrente a los nueve nobles levantiscos atados entre si. Bajo el pié de Darío

El Gran Darío I, Rey Persa entre el 522 y el 486 a.C., llegó al poder de forma un tanto sospechosa. Los historiadores no se han puesto de acuerdo si era un Rey legítimo que asesinó al ursurpador Esmerdis o si fue el mismo Darío quien ursurpó el trono al legitimo hijo de Ciro II.

De una forma o de otra se preocupó y mucho de dejar su versión de los hechos y de intentar demostrar que era el rey legítimo. Se ocupó de hacer una inscripción, llamada la inscripción de Behistún. Situada en Kermanshah, al norte de Irán, en el camino real desde Ecbatana a Babilonia.

Inscripcion-de-Behistun-de-Dario-I-3

Detalle de la inscripción

La inscripción dice:

Yo soy Darío, el Gran Rey, Rey de Reyes, Rey de Persia, Rey de todos los países… así habla el Rey Darío: Ocho veces fueron reyes los de mi familia y yo soy el noveno Rey en sucesión. Así habla el Rey Darío. Soy Rey por la gracia de Ahura Mazda. Ahura Mazda me dio el reinado. Las siguientes tierras me pertenecen. Soy su Rey por la gracia de Ahura Mazda: Persia, Elam, Babilonia, Asiria, Arabia, Egipto, Los Pueblos del Mar (Fenicia), Lidia, Jonia, Media, Armenia, Capadocia, Partia, Drangiana, Ariana, Aracosia y Macan, 23 países en total… Así habla el Rey Darío: en esas tierras traté bien a los leales, castigué severamente a los impíos. Por la gracia de Ahura Mazda esas tierras obedecieron mi dominio, lo que yo ordené, se ejecutó…

La inscripción se realizó en 3 lenguas: Elamita, la lengua de los reyes de Babilonia, Arcadio, la lengua franca del Imperio y el Antiguo Persa. Al parecer nunca se había escrito en esta lengua, la lengua oficial de los reyes Persas, y se tuvo que crear una nueva escritura para la ocasión.
Durante el reinado de Darío se enfrentaron Persas y Griegos en las Guerras Médicas. La Batalla de Maratón procuró una gran derrota del Rey Aqueménida. Su Hijo Jerjes I continuó las guerras contra los griegos pero el resultado no mejoró para el Imperio y Salamina y Platea terminaron con la derrota Persa.

Fragmento de relieve con Darío I y Jerjes en audiencia, Persépolis

Fragmento de relieve con Darío I y Jerjes en audiencia, Persépolis

Este primer oráculo, o exhortación a la penitencia, tuvo lugar entre octubre-noviembre del 520 a.C. (octavo mes del segundo año de Darío, v.1). Luego la iniciación del ministerio profético comenzó unos meses después de la de Ageo. Las circunstancias históricas son las mismas: Judá está bajo el dominio persa, y la vida de la comunidad se desenvuelve en la mayor penuria económica y política, pues los enemigos circunvecinos hacen todo lo posible por evitar que la comunidad de repatriados se organice con vigor. Zacarías es de la clase sacerdotal, pero se le llama enfáticamente el profeta por su misión excepcional de mensajero de Dios.

El discurso de exhortación a la penitencia (v.2-6) es como una introducción teológica a la colección de oráculos visionarios que contiene el libro. El profeta insiste en el castigo infligido a los antepasados como lección para los presentes. Para ello recalca que la sociedad organizada y aparentemente gloriosa antigua ha desaparecido: Vuestros padres, ¿donde están? (ν.6). La situación ahora es bien triste, pues toda la grandeza, orgullo de las generaciones pasadas, ya no existe.

Por otra parte, no deben hacerse ilusiones, pues puede llegar el momento en que Dios abandone a su pueblo y le retire sus enviados los profetas: y los profetas, ¿viven siempre? Ciertamente que sus predicciones se cumplen infaliblemente, porque son mensajes de Dios; pero ellos mismos no son eternos. Zacarías recuerda que los antepasados reconocieron la mano de Dios en los castigos enviados, y ahora pide a sus contemporáneos que saquen las mismas consecuencias para que Yahvé vuelva a ellos.

Guardar

Guardar

Anuncios

Publicado el 19 junio, 2016 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Pingback: ZACARIAS 1-6 |

  2. Pingback: ZACARIAS 1-7 |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: